Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Hablando con el corazón

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

El australiano James H. Jauncey escribe en Talking With the Heart: Cierta vez casé a un soldado noruego con una joven mexicana. Él hablaba poco de inglés, pero nada de español. Ella no hablaba ni inglés ni noruego.

Jamás sabré cómo llegaron a casarse. Y ni siquiera me imagino lo que será su futuro en cuanto a la comunicación se refiera. No obstante, a pesar de las malas condiciones lingüísticas, tenían una ilimitada y mejor posición que muchas parejas que dominan por completo el idioma. Esta extraña pareja había superado con creces el mensaje de amor mutuo y parecían tener una extraordinaria relación.

Quizá la comunicación sea fácil en ese escenario, con el idioma o sin él. Con el tiempo, las emociones se calman y aparecen las necesidades ocultas.

Aprender a hablar sobre las necesidades es un arte difícil y pocos lo aprenden. El romance es el campo de los sueños, las esperanzas y las emociones. El matrimonio, sin embargo, es práctico. Requiere que uno ajuste su agenda, establezca prioridades, metas y obligaciones.

No quiero decir con esto que el matrimonio no pueda incluir el romance, ¡puede… y debe hacerlo! Aún así, el matrimonio añade otra dimensión que va más allá del romance y de esa dimensión depende muy a menudo la obra del matrimonio.

Antes de casarse las dos palabras más comunes son: Te amo. Después de casarse son: Comamos fuera.

El casado se preocupa de las cosas de este mundo y de cómo agradar a su esposa. 1 Corintios 7:33

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Mi corazón para ti

A principios de su carrera, el ya ausente y famoso escapista Harry Houdini, cuando aún estaba en un desconocido teatro de variedades, él y su joven esposa

Artículo Completo

La viejecita

Cuentan de una viejecita irlandesa que nunca hablaba mal de nadie. Siempre encontraba algo bueno en la peor persona. Un día falleció un hombre que parecía atesorar

Artículo Completo