Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Habacuc 2: La confianza del profeta en la respuesta de Jehová

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

El contexto sugiere que Habacuc quiere seguir el intercambio con Jehová para aclarar sus dudas. Más adelante es Jehová quien corta la conversación. La palabra queja (tocajat) puede referirse a un reproche o corrección que sirve para impartir sabiduría. Mi queja entonces puede entenderse como “la queja (o, el reproche) que recibo”. Es decir, el profeta está pensando en cómo ha de responder al reproche que podría recibir de Jehová por cuestionarlo. Sin embargo, a través de este intercambio Habacuc sería instruido más en las verdades de Dios.

Después de la respuesta de Jehová a su primer lamento, Habacuc expresa este segundo, en el que expone su falta de comprensión de los caminos de Dios. Lo que Jehová le había comunicado en relación a la invasión caldea no encaja con su teología. En verdad, le parece como una negación de la santidad de Dios. De nuevo corresponde a Jehová arrojar más luz sobre un cuadro complejo y chocante.

Segunda respuesta de Jehová

Jehová no reprende a Habacuc por lanzarle este nuevo reto teológico; más bien, le da más revelación acerca del futuro, pero esta vez acerca del destino del imperio babilónico. A esta porción se la puede dividir en dos partes mayores. En la primera Jehová asegura a Habacuc que lo que él compartirá son palabras confiables. A la luz de ellas, el creyente debe vivir una vida de fe. La segunda parte contiene una serie de “ayes” sarcásticos por el derrocamiento de Babilonia. Jehová se glorificará a través de este juicio sobre el imperio cruel e idólatra.

Implicaciones de la visión del futuro

Así como la respuesta al lamento inicial no solamente se dirigía a Habacuc sino a todo Judá, ésta también tendrá un alcance amplio. Jehová pide que la visión se escriba en tablas; en otras palabras, que sea pública. Escribir la visión también tendría dos propósitos más. Por un lado, se debe poner en tablas, para que corra el que las lea. Una forma de interpretar esta frase es que la visión se ha colocado sobre una tabla tan grande que no es necesario detenerse para poder leerla al pasar por ese lugar. Otra opción no es entender la frase lit., sino como un modismo por leer rápidamente. En ambos casos, la meta es que lo escrito sea legible y fácil de captar. Seguramente, esto sería una noticia grata para Habacuc. Hasta este punto en el diálogo el profeta ha tenido sus dudas. Ahora él y la nación podrían entender la voluntad divina más claramente. Se debe mencionar que este verbo “leer” en heb. (qara) también puede significar “proclamar” (en aquella época se leía en voz alta); el que las lea entonces podría traducirse “el que las proclame” (o “el heraldo”). En este caso, el heraldo correría para anunciar la visión al pueblo. El heraldo aun podría ser el mismo profeta.

Jehová expone el segundo propósito. Las tablas servirán como un testimonio en el futuro del cumplimiento de la palabra de Jehová. La visión es segura. Aunque tal vez desde la perspectiva humana ese cumplimiento parezca dudoso, sin duda vendrá y no tardará según el punto de vista divino. Jehová dirige la historia soberanamente. Todos los acontecimientos tienen su tiempo asignado. Habacuc se había lamentado ¿Hasta cuándo?, pero ahora él ve que debe esperar el fin estipulado por Dios.

El desafío de confiar en Jehová continúa. El versículo 4 tal vez sea el más conocido del libro. Es citado tres veces en el NT, en Romanos 1:17; Gálatas 3:11 y Hebreos 10:38. Se observa que Dios hace un contraste entre el orgulloso y el justo. En este contexto el orgulloso es el imperio de Babilonia, que se jacta de su poder. Esa arrogancia se manifestaba en el deseo insaciable de extender las fronteras del imperio por medio de sus conquistas. Este apetito por controlar a los otros pueblos se compara con el del Seol, es decir la muerte (o la tumba), que llega a todo ser humano y nunca se sacia. Sin embargo, serán esos mismos pueblos los que harán burla del imperio cuando caiga. No prosperará Babilonia para siempre. Los que han sufrido de su mano se regocijarán al ver su derrocamiento.

En contraste con este orgulloso está el justo. Pero, ¿qué significa por su fe vivirá? ¿A qué se refiere el verbo “vivir”? Una manera de interpretar la frase es que “vivir” significa sobrevivir a la invasión caldea: el justo, el que cree en Jehová, será protegido y preservado cuando llegue el ejército enemigo. El problema con esta opción es que los justos ya estaban padeciendo penas. Además, el resto de las escrituras nos indican que en la invasión el sufrimiento cayó sobre todos. Muchos murieron y miles fueron llevados en cautiverio. Profetas contemporáneos a Habacuc también hablan del terrible juicio divino abarcador. A pesar de que la responsabilidad por la destrucción era primordialmente de sus líderes, la nación entera sufriría.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Huellas en la arena

Una noche soñé que caminaba a lo largo de una playa acompañada por Dios. Durante la caminata muchas escenas de mi vida fueron proyectándose en

Artículo Completo

Corazón de cebolla

Había una vez un huerto lleno de hortalizas, árboles frutales y toda clase de plantas. Como todos los huertos, tenía mucha frescura y agrado. Por

Artículo Completo

Dedicatoria

Al Señor de los Cielos quien en su inmenso Amor envió a su Hijo Amado Jesucristo a salvar a este pecador; a Jesucristo por haber

Artículo Completo