Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Grano de oro

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Iba yo pidiendo de puerta en puerta por el camino de la aldea, cuando apareció a lo lejos como un sueño magnífico, tu carro de oro. Y, yo me preguntaba maravillado, quién sería aquel Rey de reyes.

Mis esperanzas volaron hasta el cielo, y pensé que mis días amargos habían acabado. Me quedé aguardando limosnas espontáneas, tesoros derramados por el polvo.

La carroza se paró a mi lado. Me miraste y bajaste sonriendo. Sentí que la felicidad de la vida había llegado al fin. De pronto,me tendiste tu diestra diciéndome:

—¿Puedes darme alguna cosa?.

¡Qué ocurrencia de tu realeza! ¡Pedirle a un mendigo! Estaba confuso y no sabía qué hacer. Luego saqué -molesto y mezquino- despacio de mi saco un granito de trigo y te lo di.

Qué sorpresa la mía cuando, al vaciar por la tarde mi saco en el suelo, encontré un granito de oro en la miseria del montón. ¡Amargamente lloré por no haber tenido corazón para dártelo todo!

Rabindranath Tagore

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Trabajemos con Gozo

Una persona feliz no es una persona con un juego particular de circunstancias, sino más bien una persona con un juego particular de actitudes. Hugh Downs ¡Tenemos

Artículo Completo

Cometas o estrellas

Hay personas Estrella y hay personas Cometa. Los Cometa pasan. Apenas son recordados por las fechas que pasan y vuelven. Los Estrella, en cambio, permanecen. Hay mucha gente Cometa.

Artículo Completo

Memorandum de Dios para ti

Yo soy Dios. Hoy estaré manejando todos tus problemas, por favor recuerda que no necesito tu ayuda; si te enfrentas a una situación que no puedes manejar,

Artículo Completo

Vendedor de Plumas

Se cuenta de un comisionista que se dedicaba a la venta de plumas de fuente. Se acercó a un pequeño comerciante y le rogó que le comprara

Artículo Completo