Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Gracias señor por el perro

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
En una mina al norte de Perú un grupo de personas trabajaban arduamente para cubrir las necesidades de su familia, entre el grupo había un «cristiano» que siempre daba gracias a Dios antes de participar de su comida y era el objeto de burla de sus compañeros de trabajo.
Cierto día llegó la hora del almuerzo y este buen cristiano saca de su bolsa un pan con jamonada y queso, era lo único que trajo para su comida, lo sostiene en sus manos, cierra los ojos y da gracias a Dios, mientras oraba un perro logra arrebatar su comida y corre a la salida, sus compañeros se comenzaron a reír a todo pulmón y decían:
– Dale gracias por el perro, dale gracias por el perro.
El buen cristiano no lo pensó dos veces y corrió tras el perro, la salida estaba a unos 100mts pero ni bien logra atravesar la salida, la mina se derrumba y el hombre entre extenuado y parapléjico logra decir:
– Gracias señor por el perro.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Saberlo o no saberlo

Un caminante llegó a un pueblo donde se anunciaba la actuación del «hombre maravilloso», un personaje que, según contaba el pregonero, era capaz de realizar milagros. El

Artículo Completo

El anciano Diácono

Le llamaremos Juan. Está despeinado, descalzo, su camisa agujereada; su pantalón anda por las mismas. Así vistió durante sus cuatro años de estudios universitarios. Es brillante… mas,

Artículo Completo

Susurros de Dios

Un hombre susurró: “Dios hablame” Y entonces cantó un pajarito. Pero el hombre no escucho. Entonces el hombre gritó: Dios, háblame, y entonces se oyeron truenos a

Artículo Completo

La Palabra de Dios se hace hombre

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.
Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan. Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él. No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz.

Artículo Completo