Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Génesis 41: José interpreta el sueño de Faraón

Según la costumbre egipcia, que contrastaba con la semita, José debía ser presentado perfectamente aseado delante de Faraón. También esto representaba su transformación de esclavo en gobernador.

Nuestras oportunidades más importantes pueden llegar cuando menos las esperamos. Inmediatamente sacaron a José del calabozo y lo arrojaron ante Faraón. ¿Tuvo tiempo de prepararse? Sí y no. No le habían advertido que lo sacarían repentinamente de la prisión ni que el rey lo interrogaría. Sin embargo, José estaba listo casi para cualquier cosa por su correcta relación con Dios. No era el conocimiento que tenía José acerca de los sueños lo que lo ayudó a interpretar su significado. Era el conocimiento de Dios. Prepárese para cuando se le presenten oportunidades aprendiendo más de Dios. Así estará en condiciones de clamar a El cuando sea necesario.

Gén 41:15 Y dijo Faraón a José: Yo he tenido un sueño, y no hay quien lo interprete; mas he oído decir de ti, que oyes sueños para interpretarlos.

Gén 41:16 Respondió José a Faraón, diciendo: No está en mí; Dios será el que dé respuesta propicia a Faraón.

Respuesta propicia : Un mensaje adecuado que sería dirigido a Faraón.

José le dio todo el mérito a Dios. Nosotros debemos procurar hacer lo mismo. Tomarnos la gloria es robar lo que pertenece a Dios. No se quede callado cuando usted sabe que debe estar dando la gloria y el crédito a Dios.

Gén 41:17 Entonces Faraón dijo a José: En mi sueño me parecía que estaba a la orilla del río;

Gén 41:18 y que del río subían siete vacas de gruesas carnes y hermosa apariencia, que pacían en el prado.

Gén 41:19 Y que otras siete vacas subían después de ellas, flacas y de muy feo aspecto; tan extenuadas, que no he visto otras semejantes en fealdad en toda la tierra de Egipto.

Gén 41:20 Y las vacas flacas y feas devoraban a las siete primeras vacas gordas;

Gén 41:21 y éstas entraban en sus entrañas, mas no se conocía que hubiesen entrado, porque la apariencia de las flacas era aún mala, como al principio. Y yo desperté.

Gén 41:22 Vi también soñando, que siete espigas crecían en una misma caña, llenas y hermosas.

Gén 41:23 Y que otras siete espigas menudas, marchitas, abatidas del viento solano, crecían después de ellas;

Gén 41:24 y las espigas menudas devoraban a las siete espigas hermosas; y lo he dicho a los magos, mas no hay quien me lo interprete.

Gén 41:25 Entonces respondió José a Faraón: El sueño de Faraón es uno mismo; Dios ha mostrado a Faraón lo que va a hacer.

Gén 41:26 Las siete vacas hermosas siete años son; y las espigas hermosas son siete años: el sueño es uno mismo.

Gén 41:27 También las siete vacas flacas y feas que subían tras ellas, son siete años; y las siete espigas menudas y marchitas del viento solano, siete años serán de hambre.

Gén 41:28 Esto es lo que respondo a Faraón. Lo que Dios va a hacer, lo ha mostrado a Faraón.

Gén 41:29 He aquí vienen siete años de gran abundancia en toda la tierra de Egipto.

Gén 41:30 Y tras ellos seguirán siete años de hambre; y toda la abundancia será olvidada en la tierra de Egipto, y el hambre consumirá la tierra.

Gén 41:31 Y aquella abundancia no se echará de ver, a causa del hambre siguiente la cual será gravísima.

Nada indica que el hambre constituía un castigo directo; por el contrario, era parte de la acción de Dios al sujetar la naturaleza a vanidad.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.