Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Génesis 39: José y la esposa de Potifar

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Joya bíblica Pero Jehová estaba con José; le extendió su misericordia y le dio gracia ante los ojos del encargado de la cárcel .

La reacción de José humilla a la mujer quien hasta ese momento estaba acostumbrada a conseguir todo lo que deseara. Y desde ese momento decide vengarse de José planeando una calumnia de intento de violación. El hecho de que José dejara su manto en las manos de ella le provee de una supuesta evidencia. Además, para darle un toque de más realismo, ella grita llamando la atención de los de su casa para respaldarse más en su falsa información. Así, los de su casa se convierten en testigos circunstanciales del supuesto hecho. Pero el golpe de gracia lo da cuando el esposo regresa. Apenas llega el capitán, ella le transmite la mentira y le muestra el manto de José como evidencia de sus palabras. Lo único de verdad que dice es que la violación no se llevó a cabo. Pero según ella, no fue por la negativa de José, sino porque ella gritó y los de la casa acudieron, causando la huida de José. Nuevamente la vida de José corre enorme peligro, ya que depende de la reacción del funcionario militar egipcio.

Dios está con José en la cárcel de faraón

Las circunstancias cambian radicalmente para José. Su fidelidad a Dios, su lealtad a su amo y su diligencia en el trabajo causan que se encuentre en una situación precaria. Es encarcelado en una prisión de máxima seguridad y pendiente no de un juicio justo, sino del capricho de personas con poder y autoridad de decisión sobre su vida. Esta sección, por encima de las circunstancias humanas, testifica de la presencia e intervención de Dios.

Dios prospera a José en la cárcel.

Una reacción más común de parte de Potifar hubiera sido la muerte de José. Pero Dios, quien guía el curso de la historia humana, aunque no libra a José, le preserva la vida. Llevan a José a la cárcel donde estaban los presos que directamente ofendían al faraón y atentaban contra el poder imperial (presos políticos). Posiblemente tan “digno” destino se debió al deseo de venganza de Potifar, o a que la supuesta transgresión de José era considerada un atentado contra las estructuras políticosociales.

Joya bíblica Preguntó a los funcionarios del faraón que estaban con él bajo custodia en la casa de su señor diciendo: “¿Por qué están tristes vuestras caras hoy?”.

Aquí vemos como la vida consistente de José le otorgó el respeto y confianza de los otros prisioneros. Uno puede verlo como cualquier otro prisionero, pero la calidad de su vida y su actuación, pronto lo colocan como un personaje sobresaliente. La conducta de José para con sus compañeros de prisión nos ilustra que José reconocía que su situación era tan difícil como la de ellos; que él se sentía impotente para resolver el problema; que a pesar de todo, estuvo dispuesto a dejar su situación en las manos de Dios.

A juzgar por lo que acontece al panadero, el estar vivo en esa cárcel no era garantía segura de sobrevivencia. Cualquier día podía llegar sentencias de muerte. De ahí que la única garantía era la presencia de Dios. Y una vez más, esa presencia se manifiesta en José. En contraste con la injusticia humana, Dios concede a José misericordia. En contraste con la situación de sobrevivencia precaria, Dios concede a José gracia ante los ojos del director de la cárcel. Se ve que la presencia de Dios actúa no sólo en José, su instrumento escogido, sino en el carcelero para que éste no elimine a José, sino lo beneficie según las posibilidades. Es bueno resaltar que la intervención de Dios no es directa. Es a través de las acciones y decisiones de otras personas. Similar es el caso del centurión quien, contrario a la ley romana, impide que maten a Pablo en el naufragio. Es muy posible que el carcelero, colega de Potifar, tuviera informaciones y referencias favorables sobre el desempeño administrativo anterior de José. De cualquier manera, el carcelero delega a José la dirección y servicio, primero de los presos, y luego de todo el manejo de la cárcel. Y Dios prospera la responsabilidad, diligencia y sabiduría administrativa de José. Y así, el escogido por Dios para un lugar de preeminencia, surge una vez más por encima de las circunstancias adversas.

Cuando los sueños nos quitan el sueño Los sueños que tenemos mientras nuestro cuerpo descansa pueden ser usados por nuestro «ser interior» para recordarnos que en la vida consciente hemos actuado indebidamente. También se dice que los sueños pueden expresar ciertos anhelos o deseos que llevamos muy dentro de nosotros. Otras veces pueden ser vehículos que Dios utiliza para comunicar un mensaje especial a alguien. Los consejeros nos dicen que el mejor intérprete de un sueño es la persona que tuvo el sueño y por lo tanto debemos tomar el tiempo para analizar nuestros sueños y su posible implicación.

1. Tanto el panadero como el copero ofendieron a su señor, no se nos cuenta el motivo, pero ellos sabían que su vida estaba en peligro. Tenían una muy buena razón para soñar.

2. José afirma que en última instancia los sueños que tenemos también Dios los conoce y él sabe su perfecto significado (v. 8).

3. José con mucha sensibilidad humana y en igualdad de condiciones escucha el relato de ambos sueños y su interpretación. Sin duda en este caso, más importante que el futuro del copero o del panadero es la mano de Dios que providencialmente está guiando la historia para el bien de José y de todos los habitantes de su época.

4. El cumplimiento o no de la interpretación del sueño es la última manera de validar el significado del sueño mismo o el mensaje que puede contener.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Perseverancia

Cuando leemos las palabras de quienes son más que vencedores, nos sentimos casi perdedores, pensando que nada podremos lograr. Pero ellos lo alcanzaron paso a paso, empleando

Artículo Completo

El buscador

Esta es la historia de un hombre al que definiría como un buscador. Un buscador es alguien que busca, no necesariamente alguien que encuentra. Tampoco es alguien

Artículo Completo

Prosperidad espiritual

Se cuenta que un monje peregrino había llegado a las afueras de la aldea y acampó bajo un árbol para pasar la noche. De pronto se acercó

Artículo Completo