Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Génesis 17: El Pacto y la circunscición

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Gén 17:25  E Ismael su hijo era de trece años,  cuando fue circuncidada la carne de su prepucio.

Gén 17:26  En el mismo día fueron circuncidados Abraham e Ismael su hijo.

Gén 17:27  Y todos los varones de su casa,  el siervo nacido en casa,  y el comprado del extranjero por dinero,  fueron circuncidados con él.

Para Abraham esto selló su transacción; para otros era su iniciación. Algunos ven aquí el nacimiento del pueblo de Dios, la contrapartida del Pentecostés en el Antiguo Testamento.

¿Cómo pudo Abraham dudar de Dios? Parecía increíble que él y Sara a su edad avanzada pudieran tener un hijo. A Abraham, el hombre que Dios consideraba «justo» debido a su fe, le costaba creer las promesas de Dios. Sin embargo, a pesar de sus dudas, procedió a cumplir los mandamientos de Dios. Aun las personas que poseen una gran fe pueden tener dudas. Cuando parezca que Dios quiere lo imposible y comience a dudar de la dirección divina, sea como Abraham: centre su atención en el compromiso de Dios de cumplir sus promesas y continúe obedeciéndolo.

Ismael

¿Se ha preguntado usted alguna vez que habría pasado si hubiera nacido en la familia donde no debía haber nacido? No sabemos mucho de la perspectiva de la vida que tenía Ismael, pero esta pregunta debió haberle perseguido en muchas ocasiones. Su vida, su nombre y su posición se vio afectada por el conflicto entre dos mujeres celosas. Sara (Sarai), impaciente con la demora de Dios en darle un hijo, había tomado el asunto en sus manos, y se le ocurrió tener un hijo por medio de otra mujer. Agar, su sierva, fue sumisa y se prestó para tal propósito. Pero la preñez de Agar dio a luz sentimientos muy fuertes de superioridad ante Sara. En aquella tensa atmósfera, nació Ismael.

Durante trece años, Abraham pensó que el nacimiento de Ismael era el cumplimiento de la promesa de Dios. Se sorprendió cuando escuchó a Dios decir que el hijo de la promesa nacería de él y Sara. La preñez de Sara y el nacimiento de Isaac debieron haber tenido un impacto devastador en Ismael. Hasta ese entonces, lo habían tratado como el heredero, pero esta llegada posterior hizo su futuro incierto. Durante la celebración del destete de Isaac, Sara sorprendió a Ismael importunando a su medio hermano. Como resultado, Agar e Ismael fueron expulsados de la familia de Abraham.

No puede atribuírsele a Ismael la culpa de la mayor parte de lo que sucedió a lo largo de su vida. Se vio atrapado en un proceso mucho mayor que él mismo. Sin embargo, sus propias acciones demostraron que había decidido ser parte del problema y no parte de la solución. Decidió vivir bajo sus circunstancias y no por encima de ellas.

La decisión que tomó es la que todos deberíamos tomar. Hay circunstancias que están fuera de nuestras manos (por ejemplo, la herencia), pero existen otras que sí están en nuestras manos (las decisiones que tomamos). La raíz del problema es la naturaleza pecaminosa que hemos heredado. Uno puede dominarla parcialmente por el esfuerzo humano, pero no superarla. En el contexto de la historia, la vida de Ismael representa el desorden que provocamos cuando no tratamos de cambiar las cosas que podemos cambiar. El Dios de la Biblia nos ha ofrecido la solución. Su solución no es dominar la vida, sino transformarla. Para esto ponga sus ojos en Dios, confíe en que El perdonará su pasado pecaminoso y comience a cambiar de actitud hacia El y hacia los demás.

Ismael fue uno de los primeros en adquirir la señal física del pacto de Dios: la circuncisión. Se le conocía como un excelente arquero y cazador. Fue padre de doce hijos que llegaron a ser líderes de tribus guerreras, pero tenía sus debilidades y cometió errores: No reconoció la posición de su medio hermano, Isaac, y se burló de él

De su vida aprendemos que: En sus planes, Dios utiliza los errores de la gente.

La vida de Ismael se desarrolla en Canaán y Egipto. Fue Arquero, cazador, guerrero. Fueros sus padres Agar y Abraham. Medio hermano: Isaac.

Versículos clave :
«Y oyó Dios la voz del muchacho; y el ángel de Dios llamó a Agar desde el cielo, y le dijo: ¿Qué tienes, Agar? No temas; porque Dios ha oído la voz del muchacho en donde está. Levántate, alza al muchacho, y sostenlo con tu mano, porque yo haré de él una gran nación» (Génesis 21:17-18).

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El árbol de los problemas

El carpintero que había contratado para ayudarme a reparar mi vieja granja, acababa de finalizar su primer día de trabajo muy duro. Su cortadora eléctrica

Artículo Completo

Mayuca

Esta historia me llega por parte de un amigo, quien a su vez la encontró en un portal de la Internet. Un ejemplo más de

Artículo Completo

Tiempo para descansar

Dios no transpira. No se cansa o sufre dolores musculares. Nunca necesita tomar una aspirina o usar pomadas mentoladas para los dolores. Entonces, ¿qué hizo

Artículo Completo