Génesis-17-El-Pacto-y-la-circunscición

Génesis 17: El Pacto y la circunscición

Gén 17:1  Era Abram de edad de noventa y nueve años,  cuando le apareció Jehová y le dijo:  Yo soy el Dios Todopoderoso;  anda delante de mí y sé perfecto.

Dios dijo a Abram: “Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé perfecto”. Dios tiene el mismo mensaje en la actualidad para nosotros. Tenemos que obedecerle porque El es Dios. Esta es una razón suficiente. Si usted no piensa que los beneficios de la obediencia valen la pena, piense bien quién es Dios: el único que tiene el poder y la facultad de satisfacer todas sus necesidades.

Gén 17:2  Y pondré mi pacto entre mí y ti,  y te multiplicaré en gran manera.

Trece años más transcurrieron antes que Dios confirmara su pacto con Abram . Dios Todopoderoso es una traducción de la palabra hebrea El Shadai, cuya raíz indica la suficiencia de Dios ante la fragilidad humana. En Génesis se usa particularmente en situaciones cuando la gente se halla muy presionada y necesita hallar seguridad.

Gén 17:3  Entonces Abram se postró sobre su rostro,  y Dios habló con él,  diciendo:

Gén 17:4  He aquí mi pacto es contigo,  y serás padre de muchedumbre de gentes.

Gén 17:5  Y no se llamará más tu nombre Abram,  sino que será tu nombre Abraham,  porque te he puesto por padre de muchedumbre de gentes.

Los cambios de nombre corresponden, o a un cambio de carácter, o a un llamado especial de Dios. El nombre de Abram es cambiado de «padre eminente» al de «padre de una multitud». A pesar de su nuevo nombre, Abraham todavía no había recibido el hijo prometido por medio de Sarai (Sara, v. 15), quien ya casi tenía 90 años de edad.

Las palabras que hablamos, confesión de fe.

Una de las enseñanzas explícitas de la Biblia se refiere a la importancia de las palabras que utilizamos. En este texto Dios cambia el nombre de Abram a Abraham y le promete que llegará a ser el padre de muchas naciones. «Abram» significa «Patriarca» o «Padre supremo». «Abraham» significa «Padre de una multitud». De esta manera Dios se aseguraba que cada vez que Abraham escuchara o pronunciara su nombre se acordara de la promesa divina. El comentario de Adam Clarke lo expresa muy bien: «Dios acerca al patriarca más a sí mismo al otorgarle una porción de su nombre propio» y señala, además, que le dispensó esto a Abraham «a causa de la dignidad». El principio: Permite que las palabras divinas, que revelaron su voluntad y su promesa para tu vida, lleguen a fijarse en tu mente y gobiernen tu conversación, así como el cambio de nombre de Abraham moldeó su concepto de sí mismo. No te des un «nombre» por debajo de lo que Dios quiere de ti.

Dios cambió el nombre de Abram por Abraham, «padre de muchedumbre de gentes» inmediatamente antes de que el hijo de la promesa fuera concebido. A partir de este punto la Biblia se refiere a él como Abraham.

Gén 17:6  Y te multiplicaré en gran manera,  y haré naciones de ti,  y reyes saldrán de ti.

Gén 17:7  Y estableceré mi pacto entre mí y ti,  y tu descendencia después de ti en sus generaciones,  por pacto perpetuo,  para ser tu Dios,  y el de tu descendencia después de ti.

Un pacto, alianza, tratado, acuerdo, compromiso, fianza. Esta es una de las palabras de mayor importancia teológica en la Biblia. Aparece más de 250 veces en el Antiguo Testamento. Un berit puede hacerse entre individuos, entre un rey y su pueblo o entre Dios y su pueblo. Aquí el compromiso irrevocable de Dios consiste en que el Señor será Dios de Abraham y sus descendientes para siempre  Esta es la mayor provisión del pacto con Abraham, es la piedra angular de la relación eterna de Israel con Dios, una verdad confirmada por David, por el Señor mismo

Gén 17:8  Y te daré a ti,  y a tu descendencia después de ti,  la tierra en que moras,  toda la tierra de Canaán en heredad perpetua;  y seré el Dios de ellos.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

El poder de la actitud

Lucas era el tipo de persona que te encantaría odiar. Siempre estaba de buen humor y siempre tenía algo positivo que decir. Cuando alguien le preguntaba como le iba, él respondía: «Si pudiera estar

Seguir Leyendo »