Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Ganas de caminar

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Hace algunos años una importante fábrica norteamericana de calzado, envió a dos de sus representantes a diferentes partes de Australia. La compañía deseaba que el producto le gustara a los aborígenes para poder comerciar con ellos. Era una aventura riesgosa pero la firma se dio cuenta de cuántos nuevos clientes podría ganar si la aventura fuese un éxito.

Luego de que cada representante estuvo varias semanas en ese continente, la compañía recibió dos faxes:

-No deseamos nuevos negocios aquí, decía uno. Los aborígenes no solo no usan zapatos! ¿Podríamos haber investigado esto antes y así haberme ahorrado el viaje? ¡Esto ha sido una gran pérdida de tiempo! No veo la hora de volver a casa,

El segundo reporte del otro vendedor era diferente:

¡Vaya! ¡Qué oportunidad increíble tenemos aquí! ¿Sabían que los aborígenes no usan zapatos? ¡Significa que no tenemos competidores de otras compañías! ¡Gracias por esta gran oportunidad! ¡Fue una idea muy ingeniosa haberme enviado aquí!.

Como verás, lo que es un obstáculo para una persona es una oportunidad para otra. Todo lo que se necesita es un poco de optimismo y un poco de alma (o de ganas de caminar).

No vayas por donde te puede llevar el camino; ve por donde no hay camino y deja una huella.

Si puedes creer, al que cree todo le es posible. Marcos 9:23

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Una luz de esperanza

En diciembre de 1914, se acercaba un durísimo día de Navidad, y las tropas británicas y alemanas se enfrentaban a través de un angosto trecho

Artículo Completo

Por Fe

Un obrero evangélico estaba hablando con una mujer, la cual dijo que quería creer en Jesús pero que no sabía cómo. — “¿Desde cuándo es

Artículo Completo

Cuidado

Sofronio, virtuoso ciudadano romano, tenía una hija muy hermosa, llamada Eulalia, y ésta le pidió permiso para visitar a la mundana Lucina. — No puedo

Artículo Completo