Flexibilidad

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

El discípulo fue a visitar al maestro en el lecho de muerte.

— «Déjame en herencia un poco de tu sabiduría», le pidió.

El sabio abrió la boca y pidió al joven que se la mirara por dentro

— “¿Tengo lengua?”

— «Seguro», respondió el discípulo.

— «¿Y los dientes, tengo aún dientes?»

— «No», replicó el discípulo. «No veo los dientes.»

— «¿Y sabes por qué la lengua dura más que los dientes? Porque es flexible. Los dientes, en cambio, se caen antes porque son duros e inflexibles. Así que acabas de aprender lo único que vale la pena aprender.»

Bruno Ferrero

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La avispa brava

La avispa aquel día, desde la mañana, como de costumbre, bravísima andaba. El día era hermoso, la brisa liviana; cubierta la tierra, de flores estaba

Artículo Completo

La avaricia

Un domingo, en Nueva York, un extravagante millonario llamó a uno de sus empleados y le dijo: — Sobre esta mesa hay un millón de

Artículo Completo