Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Flexibilidad

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

El discípulo fue a visitar al maestro en el lecho de muerte.

— «Déjame en herencia un poco de tu sabiduría», le pidió.

El sabio abrió la boca y pidió al joven que se la mirara por dentro

— “¿Tengo lengua?”

— «Seguro», respondió el discípulo.

— «¿Y los dientes, tengo aún dientes?»

— «No», replicó el discípulo. «No veo los dientes.»

— «¿Y sabes por qué la lengua dura más que los dientes? Porque es flexible. Los dientes, en cambio, se caen antes porque son duros e inflexibles. Así que acabas de aprender lo único que vale la pena aprender.»

Bruno Ferrero

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Heredero al trono

Erase una vez que un reino europeo estaba regido por un rey muy cristiano, y con fama de santidad, que no tení­a hijos. El monarca

Artículo Completo

Qué bueno

Cuentan que un rey tenía un consejero que ante circunstancias adversas siempre decía: «Qué bueno, qué bueno, qué bueno». Pasó que un día andando de

Artículo Completo

Permanecer abiertos

Un lector me envió una vez esta historia: Una rosa soñaba día y noche con la compañía de las abejas, pero ninguna venía a posarse

Artículo Completo