Fijar metas altas

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Un maestro quería enseñarles una lección especial a sus alumnos, y para ello les dio la oportunidad de escoger entre tres exámenes: uno de cincuenta preguntas, uno de cuarenta y uno de treinta.

A los que escogieron el de treinta les puso una “C”, sin importar que hubieran contestado correctamente todas las preguntas. A los que escogieron el de cuarenta les puso una “B”, aun cuando más de la mitad de las respuestas estuviera mal. Y a los que escogieron el de cincuenta les puso una “A”, aunque se hubieran equivocado en casi todas.

Como los estudiantes no entendían nada, el maestro les explicó:

— “Queridos alumnos: permítanme decirles que yo no estaba examinando sus conocimientos, sino su voluntad de apuntar a lo alto”.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La liebre y el tigre

Que gran decepción tenía el joven de esta historia. Su amargura absoluta era por la forma tan inhumana en que se comportaban todas las personas,

Artículo Completo

Conocer es agradecer

En cierta ocasión una amorosa madre salvó a su hijita del incendio producido en su casa, pero sufrió gravísimas quemaduras en sus manos y brazos.

Artículo Completo