Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Fábula del orgullo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Una rana se preguntaba cómo podía alejarse del clima frío del invierno.

Unos gansos le sugirieron que emigrara con ellos. Pero el problema era que la rana no sabía volar.

“Déjenmelo a mí” -dijo la rana-. “Tengo un cerebro espléndido”.

Luego pidió a dos gansos que la ayudaran a recoger una caña fuerte, cada uno sosteniéndola por un extremo. La rana pensaba agarrarse a la caña por la boca.

A su debido tiempo, los gansos y la rana comenzaron su travesía. Al poco rato pasaron por una pequeña ciudad, y los habitantes de allí salieron para ver el inusitado espectáculo.

Alguien preguntó: “¿A quién se le ocurrió tan brillante idea?” Esto hizo que la rana se sintiera tan orgullosa y con tal sentido de importancia, que exclamó: “¡A mí!”

Su orgullo fue su ruina, porque al momento en que abrió la boca, se soltó de la caña, cayó al vacío.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Las olimpiadas del amor fraterno

Años atrás, en unas competencias del las Olimpiadas Especiales celebradas en Sea­ttle, nueve contendientes, todos con deficien­cias físicas o mentales, se alistaron en el pun­to de arranque

Artículo Completo

La actitud es la diferencia

Los deseos primarios de toda persona son ganar más dinero, progresar y ser felices. Una forma efectiva de lograr estos anhelos es siendo ricos. Así como hay

Artículo Completo

El mismo traje

Cierta vez un hombre visitó a su Rabí, y le relató su problema: —Rabí, soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por mi experiencia

Artículo Completo