Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Ezequiel 36: La restauración de Israel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Restauración futura de Israel

Ezequiel 36:1 Tú, hijo de hombre, profetiza a los montes de Israel,[a] y di: “¡Montes de Israel, oíd palabra de Jehová!

Desde la perspectiva dispensacionalista, esta es una profecía que concierne a la restauración de la nación israelita en una tierra transformada, probablemente durante el Milenio anunciado en Apocalipsis 20. Aunque Israel fue despojado por otras naciones, y especialmente por Edom, Dios restaurará el legado de Israel. La transformación de Israel como pueblo estará precedida por la transformación de la tierra. Algunos consideran que ello se inició con la restauración de Israel en l948.

En esta profecía, Ezequiel habla de la restauración de Israel como nación y el regreso a su tierra. Los montes simbolizaban la fortaleza de Israel. Para los cautivos en Babilonia, esto parecía imposible. Este mensaje volvió a hacer énfasis en la soberanía y confiabilidad de Dios. Primero juzgaría a las naciones que utilizó para castigar a Israel y luego restauraría a su pueblo

Ezequiel 36:2  Así ha dicho Jehová, el Señor: Por cuanto el enemigo dijo de vosotros: ‘¡Ea! también las alturas eternas nos han sido dadas por heredad’;

«Las alturas eternas» se refiere a la tierra prometida, la tierra de Israel. Los enemigos de Israel no solo desafiaron sus fronteras, sino también las promesas de Dios a Israel.

Ezequiel 36:3  profetiza, por tanto, y di que así ha dicho Jehová, el Señor: Por cuanto os asolaron y os asediaron de todas partes para que fuerais heredad de las otras naciones, y se os ha hecho caer en boca de lenguaraces y ser calumniados por los pueblos,

Ezequiel 36:4  por eso, montes de Israel, oíd palabra de Jehová, el Señor: Así ha dicho Jehová, el Señor, a los montes y a los collados, a los arroyos y a los valles, a las ruinas desoladas y a las ciudades abandonadas, que fueron convertidas en botín y en objeto de burla para las otras naciones de su alrededor;

Ezequiel 36:5  por eso, así ha dicho Jehová, el Señor: He hablado de cierto en el fuego de mi celo contra las demás naciones y contra Edom, las cuales, con mucho regocijo y enconamiento del ánimo, se disputaron mi tierra por heredad, para que los expulsados de ella fueran presa suya.

Ezequiel 36:6  Por tanto, profetiza sobre la tierra de Israel, y di a los montes y a los collados, a los arroyos y a los valles que así ha dicho Jehová, el Señor: He aquí, en mi celo y en mi furor he hablado, por cuanto habéis cargado con la calumnia de las naciones.

Ezequiel 36:7  Por lo cual, así ha dicho Jehová, el Señor: Yo he alzado mi mano, he jurado que las naciones que están a vuestro alrededor han de cargar con su desprecio.

Ezequiel 36:8  »Pero vosotros, montes de Israel, daréis vuestras ramas y llevaréis vuestro fruto para mi pueblo Israel, porque están a punto de llegar.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Rayito de sol

Érase una vez una niña llamada Elsa. Tenía una abuela muy vieja, de cabello blanco, con arrugas en todo el rostro. El padre de Elsa tenía una

Artículo Completo

Aprendamos a callar

Llevaban a la guillotina a un predicador, a un borracho y a un ingeniero. Le preguntaron al predicador si quería estar boca arriba o boca abajo cuando

Artículo Completo