Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Ezequiel 34: Los pastores de Israel denunciados

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

El rey, el profeta y el sacerdote como pastor, era una imagen cuya historia se remontaba a más de mil años antes de Ezequiel. El rey tenía la responsabilidad de suplir comida y agua a su rebaño, de destruir a aquellos que quisieran hacerle daño y defender el derecho del débil: la viuda, el huérfano y el extranjero. Pero los reyes de Israel habían fallado. En lugar de alimentar el rebaño, se habían apacentado a sí mismos y se habían vestido de su lana. Como resultado de su negligencia, las ovejas están errantes. Dios intenvendrá y reunirá las ovejas dispersas como el Buen Pastor. Juzgará entre oveja y oveja y levantará a David como su pastor. Finalmente, establecerá con ellos pacto de paz; él será su Dios y ellos su pueblo. Los profetas y sacerdotes también fallaron.

Ezequiel 34:1  Profecía contra los pastores de Israel Vino a mí palabra de Jehová, diciendo:

Ezequiel llamó a los cautivos «Israel», refiriéndose a los judíos del cautiverio, tanto del reino del norte como del sur. Criticó a los líderes de Israel por preocuparse por ellos y no por su pueblo. Enfatizó sus pecados y pronunció juicio sobre ellos. Luego prometió que vendría un verdadero Pastor (el Mesías) que cuidaría al pueblo como se suponía que los otros líderes debían hacerlo. En este hermoso mensaje se ve el destino de esos pastores, la obra del nuevo Pastor y el futuro de las ovejas

Ezequiel 34:2  «Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza, y di a los pastores: “Así ha dicho Jehová, el Señor: ¡Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿Acaso los pastores no apacientan a los rebaños?

Ezequiel 34:3  Os alimentáis con la leche de las ovejas, os vestís con su lana y degolláis a la engordada, pero no las apacentáis.

Ezequiel 34:4  No fortalecisteis a las débiles ni curasteis a la enferma; no vendasteis la perniquebrada ni volvisteis al redil a la descarriada ni buscasteis a la perdida, sino que os habéis enSeñoreado de ellas con dureza y con violencia.

Ezequiel 34:5  Andan errantes por falta de pastor[b] y son presa de todas las fieras del campo. ¡Se han dispersado!

Y andan errantes : Separadas del rebaño, las ovejas podrían ser presa de las fieras del campo . La falta de pastor permite a las potencias hostiles al pueblo de Israel dispersarlas y conducir el pueblo al exilio.

Ezequiel 34:6  Han andado perdidas mis ovejas por todos los montes y en todo collado alto. Por toda la faz de la tierra fueron esparcidas mis ovejas y no hubo quien las buscara ni quien preguntara por ellas.

Dios juzgaría a los líderes religiosos porque se dejaron atrapar por sus intereses y olvidaron su servicio a los demás. Los líderes espirituales deben cuidarse de ir en pos del desarrollo personal a expensas de un pueblo quebrantado y esparcido. Cuando prestamos mucha atención a nuestras necesidades e ideas, tal vez echemos a un lado a Dios y abandonemos a los que dependen de nosotros.

Ezequiel 34:7  »Por tanto, pastores, oíd palabra de Jehová:

Ezequiel 34:8  Vivo yo, ha dicho Jehová, el Señor, que por cuanto mi rebaño fue expuesto al robo, y mis ovejas fueron para ser presa de todas las fieras del campo, sin pastor; ni mis pastores buscaron a mis ovejas, sino que los pastores se apacentaron a sí mismos y no apacentaron a mis ovejas;

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Practicando la Palabra

Un cristiano de la península de Corea visitó a uno de los misioneros que allí estaban, y le dijo: — He aprendido el Sermón del Monte y deseo

Artículo Completo

Sembremos sólo amor

Una persona, un gesto, puede cambiarnos la vida. Pero así como pueden cambiárnosla a nosotros, también pueden cambiársela a los demás. Por eso es importante que siempre recordemos que

Artículo Completo