Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Ezequiel 32: Elegías sobre Egipto

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ezequiel 32:1  Y sucedió en el año duodécimo, el mes duodécimo, el día primero del mes, que vino a mí la palabra del Señor, diciendo:

Sexto oráculo contra Egipto, fechado el 3 de marzo de 585 a.C. El oráculo toma forma de lamento funerario;  Dios extenderá sus ramas sobre Faraón y dejará que sirva de alimento a las aves del cielo y todas las bestias del campo. Las tinieblas lo cubrirán todo como en el Día del Señor y Egipto quedará asolado.

Esta profecía se dio en 585 a.C., dos meses después de que las noticias de la caída de Jerusalén llegaran a los cautivos en Babilonia. Ezequiel profetizó numerosos juicios sobre muchas naciones malvadas. Estos juicios sirvieron para un propósito positivo: mostrar que las fuerzas del mal son siempre derrotadas y que un día  Dios destruirá todo mal, haciendo de este mundo un lugar perfecto, tal como lo planeó en un principio. También sirven como advertencias de que solo  Dios es soberano. Incluso los gobernantes más poderosos, como el Faraón, caerán ante  Dios. Todos son responsables ante El.

Ezequiel 32:2  Hijo de hombre, eleva una elegía por Faraón, rey de Egipto, y dile: «Parecías un leoncillo de las naciones pero eras como el monstruo de los mares; prorrumpías en tus ríos, enturbiabas las aguas con tus pies y ensuciabas sus ríos.»

Leoncillo : El león ha sido asociado con la realeza. A pesar de que Faraón se creyó un león, ante los ojos de  Dios no era nada más que un «dragón» que enturbiaba las aguas. El juicio de  Dios se reduciría a la verdadera medida de Faraón. Todo aquel que desafía a  Dios enfrentará su juicio.

Ezequiel 32:3  Así dice el Señor  Dios: Mi red sobre ti tenderé en compañía de muchos pueblos, y ellos te alzarán en mi red.

Ezequiel 32:4  Te dejaré en tierra, te echaré en campo abierto, y haré que habiten sobre ti todas las aves del cielo, y saciaré de ti a las bestias de toda la tierra.

Ezequiel 32:5  Pondré tu carne sobre los montes, y llenaré los valles de tu carroña.

Ezequiel 32:6  También haré que la tierra se empape con el derramamiento de tu sangre hasta los montes, y las barrancas se llenarán de ti.

Ezequiel 32:7  Cuando te hayas extinguido, cubriré los cielos y oscureceré sus estrellas; cubriré el sol de nubes, y la luna no dará su luz.

Ezequiel 32:8  Todos los astros brillantes del cielo oscureceré por causa tuya, y pondré tinieblas sobre tu tierra –declara el Señor  Dios.

Ezequiel 32:9  También turbaré el corazón de muchos pueblos, cuando haga llegar la noticia de tu destrucción entre las naciones hasta tierras que no has conocido.

Ezequiel 32:10  Y haré que muchos pueblos se queden pasmados por causa tuya, y sus reyes en gran manera se aterrorizarán de ti cuando yo blanda mi espada ante ellos; temblarán constantemente, cada uno por su vida, el día de tu caída.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Buscando en las gavetas

Dos abuelos. Cuarenta años de convivencia fecunda y fiel. Se conocían lo suficiente, como para darse todavía la sorpresa de un malentendido. Era justo lo que había

Artículo Completo

Logrando la calma

Es casi imposible dormir, si estás «demasiado tenso». ¿El recuerdo de los eventos del día, te impide conciliar el sueño? ¿ Sientes a veces como si escalaras

Artículo Completo

El emperador

Hubo una vez un emperador que convocó a todos los solteros del reino pues era tiempo de buscar pareja a su hija. Todos los jóvenes asistieron y

Artículo Completo

El árbol que supo quien es

En algún lugar que podría ser cualquier lugar, y en un tiempo que podría ser cualquier tiempo, un hermoso jardín con manzanos, naranjos, perales y bellísimos rosales,

Artículo Completo