Ezequiel 27: Elegía Sobre La Ruina De Tiro.

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Ezequiel 27:18  ‹Damasco era tu cliente por la abundancia de tus productos, por la abundancia de toda riqueza, por el vino de Helbón y la lana blanca.

Helbón: Famosa zona, al noreste de Damasco, donde crece la vid.

Ezequiel 27:19  ‹Vedán y Javán pagaban tus mercancías desde Uzal; hierro forjado, casia y caña dulce estaban entre tus productos.

Ezequiel 27:20  ‹Dedán comerciaba contigo en mantas para cabalgaduras.

Ezequiel 27:21  ‹Arabia y todos los príncipes de Cedar eran clientes tuyos: comerciaban en corderos, carneros y machos cabríos; en estas cosas eran tus clientes.

Arabia y Cedar representan las tribus de beduinos de Aram y el desierto de Arabia.

Ezequiel 27:22  ‹Los comerciantes de Sabá y de Raama comerciaban contigo; con lo mejor de todas las especias, y con toda clase de piedras preciosas y oro pagaban tus mercancías.

Sabá y Raama están localizados en la Arabia meridional.

Ezequiel 27:23  ‹Harán, Cane, Edén, los comerciantes de Sabá, de Asiria y de Quilmad comerciaban contigo.

Harán : Localidad de Mesopotamia; Cane y Edén (Bet-edén) están al sudeste y al sur de Harán respectivamente. Asiria : Asur al sur de Nínive, mientras Quilmad no se identifica, pero probablemente esté en Mesopotamia.

Ezequiel 27:24  ‹Ellos comerciaban contigo en lujosos vestidos, en mantos de azul y bordados, en tapices multicolores, en cordones firmemente trenzados, que había entre tus mercancías.

Ezequiel 27:25  ‹Las naves de Tarsis eran las portadoras de tus productos. Fuiste repleta y muy gloriosa en el corazón de los mares.

Ezequiel retorna ahora a la imagen de la nave.  Las naves de Tarsis : Se refiere a un tipo de barco que puede navegar en alta mar.

Ezequiel 27:26  ‹A muchas aguas te condujeron tus remeros; el viento solano te destrozó en el corazón de los mares.

Viento solano : Destructivo en el mar, así como en tierra

Ezequiel 27:27  ‹Tus riquezas, tus mercancías, tu comercio, tus marineros y tus pilotos, tus calafates, tus agentes comerciales, y todos los hombres de guerra que hay en ti, con toda tu tripulación que en medio de ti está, caerán en el corazón de los mares el día de tu derrota.

Ezequiel 27:28  ‹A la voz del grito de tus pilotos se estremecerán las praderas.

Ezequiel 27:29  ‹Y descenderán de sus naves todos los que empuñan el remo; los marineros y todos los pilotos del mar se quedarán en tierra;

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Sacos de tierra

El niño vivía con su padre en un valle en la base de un gran dique. Todos los días el padre iba a trabajar a

Artículo Completo

El barbero y Dios

Un hombre fue a una barbería a cortarse el cabello y recortarse la barba. Como es costumbre en estos casos entabló una amena conversación con

Artículo Completo

Logrando la calma

Es casi imposible dormir, si estás «demasiado tenso». ¿El recuerdo de los eventos del día, te impide conciliar el sueño? ¿ Sientes a veces como

Artículo Completo