Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Ezequiel 23: Una alegoría sobre dos hermanas

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Ezequiel continúa su discusión en cuanto a las razones del juicio de Dios sobre la nación al usar otra alegoría. Compara a los reinos del norte y del sur con dos hermanas que se entregan a la prostitución. Los ciudadanos soberbios de Jerusalén se burlaron por mucho tiempo de su hermana la ciudad de Samaria, pensando que eran superiores. Sin embargo, Dios llamó prostitutas a ambas ciudades, esto fue un tremendo impacto para el pueblo de Jerusalén que pensaba que era recto. Así como el lenguaje figurado de este mensaje era estremecedor y desagradable para el pueblo, también son repugnantes nuestros pecados para Dios.

Ezequiel 23:1 Y vino a mí la palabra del Señor, diciendo:

Ezequiel 23:2 Hijo de hombre, había dos mujeres, hijas de una madre,

Ezequiel 23:3 que se prostituyeron en Egipto; se prostituyeron en su juventud. Allí fueron palpados sus pechos y allí fueron acariciados sus senos virginales.

Ezequiel 23:4 Sus nombres eran Aholá, la mayor, y Aholibá, su hermana. Vinieron a ser mías y dieron a luz hijos e hijas. Y en cuanto a sus nombres, Aholá es Samaria y Aholibá es Jerusalén.

Una alegoría sobre dos hermanas, Ahola (Samaria) y Aholiba (Jerusalén), que hace énfasis en la infidelidad de Israel en relación con otras naciones.

Ahola : Significa «su propio tabernáculo», y Aholiba quiere decir «mi tabernáculo está en ella».

Ezequiel 23:5 Y Aholá se prostituyó cuando era mía; y se apasionó de sus amantes, los asirios, vecinos suyos,

Ahola cometió fornicación (concertó alianzas políticas a espaldas de Jehová) cuando varios de sus reyes pagaron tributo a Asiria: Jehú a Salmanasar III; Joacaz a Adad-Nirari; Menahem a Tiglat-pileser; y Oseas a Salmanasar V.

Ezequiel 23:6 vestidos de púrpura, gobernadores y oficiales, todos ellos jóvenes apuestos, jinetes montados a caballo.

Vestidos de púrpura : El ejército asirio estaba vestido de púrpura (o de azul).

Ahola (que significa «tabernáculo de ella»), el reino del norte de Israel, la sedujeron los gallardos asirios a apartarse de Dios, con sus hermosas ropas y puestos de poder. El pueblo codiciaba juventud, fuerza, poder, riqueza y placer, las mismas cualidades que la gente de hoy piensa que le traerán felicidad. Pero los encantadores asirios apartaron a Israel de Dios.

Ezequiel 23:7 Cometió sus prostituciones con ellos, con lo más selecto de los asirios; y con todos los que se había apasionado, con todos sus ídolos se contaminó.

Ezequiel 23:8 Y no abandonó sus prostituciones de Egipto; pues con ella muchos en su juventud se habían acostado, y acariciaron sus senos virginales y derramaron sobre ella su pasión.

Ezequiel 23:9 Por tanto, la entregué en manos de sus amantes, en mano de los asirios, de los que se había apasionado.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El árbol del bambú

Había una vez, un maravilloso jardín, situado en el centro de un campo. El dueño acostumbraba pasear por él al sol de mediodía. Un esbelto

Artículo Completo

El emperador

Hubo una vez un emperador que convocó a todos los solteros del reino pues era tiempo de buscar pareja a su hija. Todos los jóvenes

Artículo Completo