Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Ezequiel 18: El alma que peque, morirá

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ezequiel 18:1  El alma que peque, morirá[a] Vino a mí palabra de Jehová, diciendo:

Algunas personas del pueblo de Judá creían que estaban siendo castigadas por los pecados de sus antepasados, no por los suyos propios. Ellos pensaban de esta manera porque era lo que enseñaban los Diez Mandamientos. Ezequiel enseñó que la destrucción de Jerusalén era debido al deterioro espiritual en generaciones previas. Pero esta creencia en la vida corporativa de Israel condujo a fatalismo e irresponsabilidad. Así que Ezequiel dio la nueva póliza de Dios para su tierra porque el pueblo había interpretado mal la antigua. Dios juzga a cada persona individualmente, a pesar de que con frecuencia sufrimos los efectos de pecados cometidos por aquellos que nos precedieron. Dios no nos castiga por el pecado de otros. Y no podemos utilizar los errores de la gente como excusa por nuestros pecados. Cada persona es responsable ante Dios por sus acciones.

Ezequiel 18:2  «¿Qué pensáis vosotros, los que en la tierra de Israel usáis este refrán,[b] que dice: “Los padres comieron las uvas agrias, y a los hijos les dio dentera”?[c] 

El énfasis en la solidaridad colectiva condujo a la falsa suposición de que el individuo no era personalmente responsable de sus pecados. Ezequiel cita tres generaciones para mostrar que cada uno sufre las consecuencias de su propios pecados. Cada ejemplo contiene una amplia relación de conductas rectas y torcidas.

Ezequiel 18:3  »Vivo yo, dice Jehová, el Señor, que nunca más tendréis por qué usar este refrán en Israel.

Ezequiel 18:4  He aquí que todas las almas son mías: como el alma del padre, así el alma del hijo es mía. El alma que peque esa morirá. 

Ezequiel 18:5  »El hombre que es justo, que actúa conforme al derecho y la justicia;

Ezequiel 18:6  que no come sobre los montes ni alza sus ojos a los ídolos de la casa de Israel; que no viola a la mujer de su prójimo ni se une a la mujer menstruosa;

Comiere sobre los montes : De acuerdo con Deuteronomio 12:7, Deuteronomio  12:18, los israelitas comerían sus ofrendas sólo donde Dios lo determinase. Ni violare la mujer de su prójimo : Véase 22.11. El adulterio está prohibido en Exodo 20:14; Deuteronomio 22:22. Ni se llegare a la mujer menstruosa.

Ezequiel 18:7  que no oprime a nadie, sino que al deudor devuelve su prenda; que no comete robo alguno; que da su pan al hambriento y cubre con vestido al desnudo;[d]

Oprimiere : Normalmente el rico se aprovecha del pobre.

Ezequiel 18:8  que no presta con interés o con usura; que retrae su mano de la maldad y practica verdaderamente la justicia entre unos y otros;

No prestare a interés : El cobrar intereses se prohíbe en Levítico 25:36; Deuteronomio 23:19-20.

La Ley de Moisés poseía reglas acerca del recargo de intereses para prevenir que se tomara ventajas a costa de los pobres o de los compañeros israelitas.

Ezequiel 18:9  que camina en mis ordenanzas y guarda mis decretos a fin de actuar rectamente, este es justo y vivirá,[e] dice Jehová, el Señor. 

Ezequiel 18:10  »Pero si engendra un hijo ladrón y sanguinario que hace alguna cosa de estas,

La segunda generación es impía y pagará por sus pecados.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La Verdad desnuda

Hace mucho tiempo andaba la Verdad por las calles, en los pueblos, tratando de hablar con la gente, pero la gente no la quería, la despreciaban solamente

Artículo Completo

Columnas de piedra

Oculto en el desierto de Chihuahua en Nuevo México se encuentra una de las grandes maravillas de Dios: las Cavernas de Carlsbad. Al visitante casual, su oscura

Artículo Completo

Carta de la vida

Hola. Me conoces. Me llamo Vida, sí, soy tu Vida. Soy muy hermosa. ¿Lo sabías? Observa la naturaleza. Tiene un encanto especial para cada momento. De día

Artículo Completo

¿Dónde está Dios?

Sally saltó del asiento donde se encontraba cuando vio salir al cirujano. Llevaba quién sabe cuántas horas de amarga angustia esperando por noticias a cerca de su

Artículo Completo