Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Ezequiel 14: Juicio contra los idólatras que consultan al profeta

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ezequiel 14:1 Juicio contra los idólatras que consultan al profeta[a] Vinieron a mí algunos de los ancianos de Israel y se sentaron delante de mí.

Ancianos de Israel : Probablemente los mismos que los «ancianos de Judá» de 8.1.

Ezequiel 14:2 Y vino a mí palabra de Jehová, diciendo:

Ezequiel 14:3 «Hijo de hombre, estos hombres han puesto sus ídolos en su corazón y han establecido el tropiezo de su maldad delante de su rostro. ¿Acaso he de ser yo en modo alguno consultado por ellos?

En su corazón : Habían puesto su confianza en los ídolos.

Dios condenó a los ancianos por adorar ídolos en sus corazones y luego atreverse a venir al profeta de Dios en busca de consejo. En lo externo parecía que adoraban a Dios. Hacían visitas regulares al templo en donde ofrecían sacrificios, pero no eran sinceros. Resulta muy fácil para nosotros criticar a los israelitas por adorar ídolos cuando era tan claro que necesitaban a Dios. Sin embargo, nosotros tenemos ídolos en nuestros corazones cuando buscamos reputación, aceptación, riqueza o placer sexual con la intensidad y compromiso que deberían ser reservados solo para Dios.

Ezequiel 14:4 Háblales, por tanto, y diles: “Así ha dicho Jehová, el Señor: Cualquier hombre de la casa de Israel que haya puesto sus ídolos en su corazón y que haya establecido el tropiezo de su maldad delante de su rostro, y que acuda al profeta, yo, Jehová, responderé al que acuda conforme a la multitud de sus ídolos,

Ezequiel 14:5 para tomar a la casa de Israel por el corazón, ya que se han apartado de mí todos ellos a causa de sus ídolos”.

Para los escritores hebreos, importantes funciones de la vida eran asignadas a diferentes órganos del cuerpo. Al corazón se lo consideraba la esencia del intelecto y la función espiritual de una persona. Debido a que todo individuo tiene alguien o algo como objeto de la devoción de su corazón, posee el potencial para la idolatría dentro suyo. Dios quiere recuperar el corazón de su pueblo. Nunca debemos permitir que algo capture nuestra lealtad o imaginación de tal manera que llegue a reemplazar o debilitar nuestra devoción a Dios.

Ezequiel 14:6 »Por tanto, di a la casa de Israel: “Así dice Jehová, el Señor: Convertíos, volveos de vuestros ídolos y apartad vuestro rostro de todas vuestras abominaciones.

Convertíos : Ezequiel llama tres veces al pueblo a arrepentirse

Ezequiel 14:7 Porque cualquier hombre de la casa de Israel y de los extranjeros que habitan en Israel, que se haya apartado de andar en pos de mí, y que haya puesto sus ídolos en su corazón y haya establecido delante de su rostro el tropiezo de su maldad, y que acuda al profeta para preguntarle por mí, yo, Jehová, le responderé por mí mismo;

Ezequiel 14:8 pondré mi rostro contra aquel hombre, lo pondré por señal y por escarmiento, y lo eliminaré de en medio de mi pueblo. Y sabréis que yo soy Jehová.

Ezequiel 14:9 Y cuando el profeta sea engañado y hable alguna palabra, yo, Jehová, engañé a tal profeta. Extenderé mi mano contra él y lo eliminaré de en medio de mi pueblo Israel.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El pincelito

Había una vez un pincel que era la admiración de todos los demás lápices, pinceles y crayones, puesto que con él habían sido pintados los

Artículo Completo

Sir Walter Raleigh

Vivía en Inglaterra un hombre noble y valiente que se llamaba Walter Raleigh. No sólo era noble y valiente, sino apuesto y galante. Y por

Artículo Completo

Sálvate a ti mismo

El partido de fútbol de esa mañana pronosticaba un excitante encuentro. Los changuitos estaban ansiosos por iniciar el partido. Se oye el silbato y empiezan

Artículo Completo

El hermano mayor

El reino de los cielos se parece a dos hermanos que vivían felices y contentos hasta que recibieron la llamada de Dios para que fueran

Artículo Completo