Éxodo 7: Jehová comisiona a Moisés

(8) La fe de Israel se basa en los milagros y el más grande de ellos es la redención (la salvación) cuya prueba se encuentra en la libertad.

La historia de las plagas es un relato de acontecimientos vistos por medio de los ojos de la fe. Varias de ellas incluían fenómenos naturales que solían ocurrir entre los egipcios (por ejemplo las ranas, los piojos, las moscas, las úlceras, el granizo, etc.) Sin embargo, se ve lo milagroso en la rápida sucesión de los acontecimientos; en su intensidad y severidad; en que fueron predichos por Moisés, y en que ocurrieron precisamente en el momento histórico que resultó en la liberación de los hebreos. La gente de fe afirma que estos señales y prodigios eran milagros producidos por la mano de Dios.

La sección que tanto interesaba a los sacerdotes termina dando las edades de Moisés y Aarón: 80 y 83 años respectivamente. Nunca se llega a una edad demasiado avanzada para servir al Señor, y en realidad se enseña que era Jehová quien dio a Israel los dos líderes del éxodo. La historia no se dirige por la casualidad. Al morir, Moisés tenía ciento veinte años. Así que, se puede dividir su vida en tres etapas de cuarenta años cada una: en Egipto, en Madián, y como el libertador y caudillo.

La elocuencia Moisés insistía en que era hombre falto de elocuencia, y que por eso el faraón no le escucharía. Esto revela nuestra tendencia humana de enfocar una debilidad que percibimos, pero que es problema más bien para nosotros y no para otros. No hay referencia que indique que el modo de hablar de Moisés era obstáculo para el faraón. La consagración completa a la tarea que Dios le había encomendado es cualidad más evidente en la Biblia que su falta de elocuencia. Dios espera que cada uno sea fiel a su llamado y él proveerá lo necesario para el cumplimiento de esa misión.

La medida de un líder Tres líderes se mencionan aquí:

(1) El faraón, líder máximo de los egipcios, está tambaleando en su dirección de los súbditos porque está oprimiendo a los esclavos. Su soberbia no le permite ceder para dar libertad a los israelitas.

(2) Aarón, el líder que ejecuta las órdenes de Dios y Moisés. Como profeta recibe el mensaje de Dios y lo transmite al faraón. Sigue las órdenes de Moisés en las varias responsabilidades diarias.

(3) Moisés es el caudillo que está cumpliendo una misión encomendada por Dios. Tiene que soportar la rebeldía del faraón y a la vez la vacilación del pueblo que vino a liberar. La clave de su éxito está en su confianza con Dios y su disposición de acudir a él para cada necesidad y en cada crisis.

La señal ignorada.

Conforme a las costumbres de la época, el Señor les indicó a Moisés y a Aarón que el faraón desearía ver las credenciales de ellos, o las señales de la deidad que les envió. En aquel entonces Jehová dijo que demostraría su poder triunfante sobre los egipcios.

En cuanto a la función literaria del trozo, sirve como una introducción a la sección de las plagas; fue simplemente cuestión de tiempo que los egipcios reconocieran la autoridad de Jehová .

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario