Éxodo 4: Moisés vuelve a Egipto, creerán que se te ha aparecido Jehová

Éxo 4:13 Y él dijo: !!Ay, Señor! envía, te ruego, por medio del que debes enviar.

Moisés le suplicó a Dios que no lo enviara a esta misión. Después de todo, no era un buen orador y probablemente avergonzaría tanto a Dios como a sí mismo. Pero Dios veía el problema de Moisés de un modo completamente diferente. Todo lo que Moisés necesitaba era un poco de ayuda y quién mejor que Dios podía ayudarlo a decir y a hacer las cosas correctamente. Dios creó su boca y podía darle las palabras a decir. Es muy fácil para nosotros mirar nada más nuestras debilidades, pero si Dios nos pide que hagamos algo, nos ayudará a realizar el trabajo. Si la tarea incluye algunas de nuestras áreas débiles, podemos estar seguros que El proporcionará las palabras, la fortaleza, el valor y la habilidad donde sea necesario.

Éxo 4:14 Entonces Jehová se enojó contra Moisés, y dijo: ¿No conozco yo a tu hermano Aarón, levita, y que él habla bien? Y he aquí que él saldrá a recibirte, y al verte se alegrará en su corazón.

Dios finalmente aceptó que Aarón hablara por Moisés. Los sentimientos de incapacidad de Moisés eran tan fuertes que no pudo confiar ni siquiera en la habilidad de Dios para ayudarlo. Moisés tuvo que enfrentarse a estos sentimientos profundos de incapacidad en muchas ocasiones. Cuando nos enfrentamos a situaciones que son muy difíciles o que nos causan temor, debemos estar dispuestos a permitir que Dios nos ayude.

Éxo 4:15 Tú hablarás a él, y pondrás en su boca las palabras, y yo estaré con tu boca y con la suya, y os enseñaré lo que hayáis de hacer.

Éxo 4:16 Y él hablará por ti al pueblo; él te será a ti en lugar de boca, y tú serás para él en lugar de Dios.

La frase «serás para él en lugar de Dios» significa que Moisés le diría a Aarón lo que este debía decir, tal como Dios se lo había dicho a él.

Éxo 4:17 Y tomarás en tu mano esta vara, con la cual harás las señales.

Aunque Moisés le pide a Dios que mande a otra persona, no se le releva de su responsabilidad. Dios, sin embargo, cambia la vía de comunicación. Dios le hablará a Moisés y éste le hablará a Aarón, quien a su vez le hablará a la gente. Moisés es el agente de Dios, y Aarón el vocero de Moisés.

Moisés vuelve a Egipto

Éxo 4:18 Así se fue Moisés, y volviendo a su suegro Jetro, le dijo: Iré ahora, y volveré a mis hermanos que están en Egipto, para ver si aún viven. Y Jetro dijo a Moisés: Ve en paz.

Moisés se había convertido en yerno de Jetro y, como hijo obediente, tenía que pedirle permiso para abandonar aquel lugar.

Éxo 4:19 Dijo también Jehová a Moisés en Madián: Ve y vuélvete a Egipto, porque han muerto todos los que procuraban tu muerte.

Al enterarse de la muerte del Faraón, Moisés se sintió libre de regresar a Egipto. Este acontecimiento en la vida de Moisés tiene su paralelo en la vida de Jesús; tras la muerte de Herodes, Jesús pudo regresar a Israel desde Egipto

Éxo 4:20 Entonces Moisés tomó su mujer y sus hijos, y los puso sobre un asno, y volvió a tierra de Egipto. Tomó también Moisés la vara de Dios en su mano.

Moisés se asió fuertemente a su cayado de pastor cuando salió a Egipto para enfrentar el gran reto de su vida. Su vara le proporcionaba la seguridad de la presencia de Dios y su poder. En medio de la incertidumbre, algunas personas necesitan algo para equilibrarlos y darles seguridad. Para darnos seguridad en medio de grandes pruebas, Dios nos ha dado promesas en su Palabra y ejemplos de grandes héroes de la fe. Cualquier cristiano puede asirse fuertemente a ellas.

Éxo 4:21 Y dijo Jehová a Moisés: Cuando hayas vuelto a Egipto, mira que hagas delante de Faraón todas las maravillas que he puesto en tu mano; pero yo endureceré su corazón, de modo que no dejará ir al pueblo.

Éxo 4:22 Y dirás a Faraón: Jehová ha dicho así: Israel es mi hijo, mi primogénito.

Toda la humanidad es creación de Dios, pero Israel ocupa un lugar y le corresponde realizar una misión especial dentro del plan divino. Ser primogénito de Dios tiene un sentido de pertenencia especial, no sólo como alguien favorecido, sino como pueblo al que se le ha encomendado una responsabilidad única.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • Saber envejecer

    Una mujer de 92 años era trasladada a una residencia de ancianos, tras un largo tiempo de espera para ser…
  • Metas que enriquecen

    El primer paso hacia el éxito es soñar exactamente lo que queremos en la vida y el negocio. Hagámonos las…
  • Fe y paraguas

    En un pueblito de zona rural, se produjo una larga sequía que amenazaba con dejar en la ruina a todos…
  • La alegría de dar

    Después de admirar una pintura en la casa de una mujer, me sorprendió su generosidad cuando la bajó y me…