Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Éxodo 37: Mobiliario del tabernáculo

Éxodo 37:25 Hizo también el altar del incienso, de madera de acacia; de un codo su longitud, y de otro codo su anchura; era cuadrado, y su altura de dos codos; y sus cuernos de la misma pieza.

Éxodo 37:26 Y lo cubrió de oro puro, su cubierta y sus paredes alrededor, y sus cuernos, y le hizo una cornisa de oro alrededor.

Éxodo 37:27 Le hizo también dos anillos de oro debajo de la cornisa en las dos esquinas a los dos lados, para meter por ellos las varas con que había de ser conducido.

Éxodo 37:28 E hizo las varas de madera de acacia, y las cubrió de oro.

Éxodo 37:29 Hizo asimismo el aceite santo de la unción, y el incienso puro, aromático, según el arte del perfumador.(A)

El mobiliario del tabernáculo

El arca estaba dentro del lugar santísimo. Era un cajón o cofre oblongo hecho de madera de acacia recubierto de oro por dentro y por fuera. Medía 2.5 codos de largo por 1.5

codos de ancho por 1.5 codos de alto (= 1.27 x .67 x .67 m. aproximadamente). Tenía una moldura de oro alrededor… además, cuatro aros de oro fundido para sus cuatro patas… (vv. 2b, 3a). Lo llevaban con dos varas de madera de acacia recubiertas de oro que se metían por los aros.

El arca estaba cubierta por encima con el propiciatorio, el cual era una plancha de oro con dos querubines colocados en los dos extremos frente a frente. Los querubines miraban hacia abajo con sus alas extendidas cubriendo el propiciatorio. Posiblemente tenían la función de ser guardianes de la santidad del lugar. Los querubines eran figuras misteriosas que representaban seres celestiales de alto rango. Probablemente, además de las alas, tenían rostro humano y cuerpo de animal (ver los seres vivientes de; también. Por medio de la arqueología se han descubierto figuras de este estilo en el Medio Oriente, especialmente en sitios religiosos.

La palabra kapporeth propiciatorio también significa “cubierta”, la cual indicaría “el lugar de la gracia” o “el trono de la gracia” donde se cubre o perdona el pecado. A favor de la primera opción, se ve el simbolismo por medio del Día de la Propiciación (yom y kippur, “el día de propiciación”, cuando anualmente el sumo sacerdote entraba en el lugar santísimo llevando sangre para hacer expiación por el pecado de Israel. El hecho de poner el propiciatorio sobre el arca, indicaría que no era simplemente una cubierta para ésta. Por lo tanto, el propiciatorio estaba arriba de la ley, o el Decálogo, que estaba dentro del arca. Al otro lado, algunos prefieren entenderlo como la “silla” o el “trono de la gracia” o “la misericordia” porque era el lugar donde el símbolo de la expiación “cubrió” realmente el pecado del pueblo por la misericordia del Señor. El verbo kipper significa “cubrir”, “tapar”, “apaciguar”, o “propiciar”; entonces, el “cubrir” parece ser una idea más fuerte que “propiciar”. Probablemente para Israel se incluían los dos aspectos del simbolismo y con justicia se puede llamarlo “el propiciatorio” y “el trono de la gracia”.

El Señor dijo que el arca con el propiciatorio sería un símbolo vivo de su presencia con el pueblo: y desde encima del propi- ciatorio, de en medio de los querubines… hablaré contigo de todo lo que te mande para los hijos de Israel. Con razón se lo consideraba como su trono entre los querubines.

b. La mesa. La mesa medía 2 codos de largo, 1 codo de ancho y 1.5 codos de alto (= 90 cm. x 45 cm. x 67 cm. aprox.). Sobre ella se ponían el pan de la Presencia y los utensilios usados para hacer la ofrenda de libación. Tal como el arca, estaba hecha de madera de acacia recubierta de oro puro con una moldura de oro alrededor. Tenía cuatro aros de oro fundido y dos varas de madera de acacia recubiertas para transportarla.

El pan simbolizaba la presencia y cuidado providencial del Señor. Se lo llamaba el pan que está continuamente en la mesa, pan sagrado, pan de la Presencia y pan de la presentación. Cada sábado se colocaban doce panes en dos hileras y ponían incienso puro sobre cada hilera como memorial, una ofrenda quemada a Jehová. Sólo los sacerdotes en el lugar sagrado podían comerlos.

El candelabro. El candelabro de oro puro modelado a martillo fue construido en una forma que semejaba un árbol. Posiblemente se refería al árbol de la vida y combinaba el concepto de la vida con el de la luz que se asocia con la vida. También tenía dos propósitos funcionales: Proveía luz para un lugar oscuro y daba belleza al lugar santo.

Era todo de una pieza sin soldadura y tenía siete lámparas o brazos (menorah). El tallo o tronco central era a modo de un almendro, el primer árbol que florecía en la primavera y simbolizaba la vida que despertaba a la voz de Dios. Del tallo central arrancaban seis brazos laterales y con cálices en forma de botón y flor de almendro para adorno.

El altar del incienso y el aceitex.

El altar era cuadrado, de un codo de largo, de un codo de ancho y de dos codos de alto (= 45 cm. x 45 cm. x 90 cm. aprox.). También estaba hecho de madera de acacia recubierto de oro puro. Tenía cuernos recubiertos de oro y dos aros de oro donde se colocaban las varas para transportarlo. Posiblemente los cuernos simbolizaban la fuerza divina. El altar se colocaba delante del velo que dividía el tabernáculo (30:6) y se quemaba incienso aromático sobre él cada mañana cuando se preparaban las lámparas y cuando se encendían las lámparas al anochecer.

  • Páginas:
  • 1
  • 2

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.