Éxodo 3: Llamamiento de Moisés

Dios le ordenó a Moisés quitar sus sandalias y cubrir su rostro. Quitarse el calzado era un acto de reverencia que comunicaba su propia indignidad ante Dios. Dios es nuestro amigo, pero además es nuestro Señor soberano. Acercarse a El de una manera frívola muestra una falta de respeto y de sinceridad. Cuando va a Dios en adoración, ¿se le acerca casualmente o viene ante El como si fuera un huésped invitado ante un rey? A veces debemos cambiar nuestra actitud de modo que sea la apropiada cuando nos acercamos al Dios Santo.

Éxo 3:7 Dijo luego Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores; pues he conocido sus angustias,

Conocer, percibir, distinguir, reconocer, estar familiarizado con; en unas pocas ocasiones quiere decir «conocer íntimamente», es decir, sexualmente; también, en algunas acepciones verbales quiere decir reconocer, estimar y recomendar. Cuando la Escritura habla de que Dios da a conocer su nombre, se refiere al acto de revelar (por medio de obras y acontecimientos) lo que su nombre verdaderamente significa. Por lo tanto, en 6.3, «Y aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob como El Shaddai  mas en mi nombre Jehovã  o me di a conocer a ellos», Dios no quiere decir que los patriarcas nunca habían escuchado el nombre Jehovã, sino más bien que no revelaría el significado completo de su nombre divino hasta el tiempo de Moisés y el éxodo.

Éxo 3:8 y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo.

“Los lugares del cananeo” es la tierra de Israel y Jordania hoy. Cananeos era un término que se daba a las diversas tribus que vivían en esa tierra.

Éxo 3:9 El clamor, pues, de los hijos de Israel ha venido delante de mí, y también he visto la opresión con que los egipcios los oprimen.

Éxo 3:10 Ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel.

Dios reconoce que ha visto y ha oído la aflicción de los hebreos y decide intervenir directamente. Tierra que fluye leche y miel : Descripción poética de una región rica y fértil. Los pueblos que se mencionan constituyen su frontera geográfica. Tampoco se identifica a este Faraón. Puede que se trate de Tutmosis III o de Ramsés II.

Moisés se excusó porque se sentía incapaz para la tarea que Dios le encomendó. Era natural en él que se sintiera así. Sí, era incapaz por sí solo. Pero Dios no le estaba pidiendo a Moisés que trabajara solo. Le ofreció otros recursos para ayudarlo (Dios mismo, Aarón, y el don especial de hacer milagros). Dios nos llama con frecuncia para que realicemos tareas que parecen demasiado difíciles, pero no nos pide que las hagamos solos. Dios nos ofrece sus recursos, al igual que lo hizo con Moisés. No debemos ocultarnos detrás de nuestras deficiencias, como él, sino mirar más allá de nosotros mismos y ver los grandes recursos disponibles. Entonces podemos permitir que Dios utilice nuestros aportes.

Éxo 3:11 Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel?

Éxo 3:12 Y él respondió: Ve, porque yo estaré contigo; y esto te será por señal de que yo te he enviado: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios sobre este monte.

Cuando Moisés pregunta ¿ quién soy yo ? , Dios responde que lo acompañará y sus planes se realizarán. Israel servirá a Dios en libertad. En este encuentro Moisés recibe la comisión que representaría el mayor punto de viraje en su vida.

Éxo 3:13 Dijo Moisés a Dios: He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres(B) me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé?

Éxo 3:14 Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY.(C) Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.

Dios se identifica a sí mismo como YO SOY EL QUE SOY. Al revelar su nombre divino declara su carácter y sus atributos, subrayando que la cuestión no consiste en quién es Moisés, sino quién está con él. Este nombre se relaciona con el verbo hebreo «ser», y por lo tanto implica la absoluta existencia de Dios.

Éxo 3:15 Además dijo Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Jehová,[a] el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos.

Los egipcios tenían muchos dioses de muchos nombres diferentes. Moisés quería saber el nombre de Dios para que el pueblo hebreo supiera quién exactamente lo había mandado. Dios se llamó a sí mismo YO SOY, un apelativo que describía su poder eterno y su carácter inalterable. En un mundo donde los valores, la moral y las leyes cambian constantemente, podemos encontrar estabilidad y seguridad en nuestro Dios que nunca cambia. El Dios que apareció ante Moisés es el mismo que puede vivir en nosotros hoy en día. Dios es el mismo “ayer, hoy y por los siglos”. Como la naturaleza de Dios es estable y confiable, tenemos la libertad de seguirlo y disfrutarlo, en lugar de pasar el tiempo tratando de imaginar cómo es El.

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja un comentario

También Podría interesarte

Levítico 15: Impurezas físicas

Lev 15:20 Todo aquello sobre que ella se acostare mientras estuviere separada, será inmundo; también todo aquello sobre que se sentare será inmundo. Lev 15:21

Leer Más >>