Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Éxodo 28: Las vestiduras de los sacerdotes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Éxodo 28:1 Harás llegar delante de ti a Aarón tu hermano, y a sus hijos consigo, de entre los hijos de Israel, para que sean mis sacerdotes; a Aarón y a Nadab, Abiú, Eleazar e Itamar hijos de Aarón.

Dios le estaba enseñando a su pueblo cómo adorarlo. Para ello, necesitaba ministros que supervisaran las operaciones del tabernáculo y que ayudaran al pueblo a mantener su relación con Dios. A estos hombres se les llamó sacerdotes y levitas, y sólo podían ser descendientes de la tribu de Leví. Exodo nos da algunos detalles acerca de ellos. Un sacerdote no sólo era de la tribu de Leví sino que además era descendiente de Aarón, primer sumo sacerdote de Israel. Como tales, tenían más responsabilidades que los levitas. Como sumo sacerdote, Aarón tenía a su cargo a todos los sacerdotes y levitas. Los sacerdotes realizaban sacrificios diarios, daban mantenimiento al tabernáculo e instruían al pueblo en cuanto a cómo seguir a Dios. Eran los representantes del pueblo ante Dios y como tales se requería que vivieran una vida congruente con su cargo. Jesús es ahora nuestro Sumo Sacerdote. Ya no se necesitan sacrificios, ya que El se sacrificó a sí mismo en la cruz por nuestros pecados. Los ministros de hoy ya no necesitan sacrificar animales. En vez de eso nos guían en oración y nos enseñan acerca de las bendiciones y de los sacrificios que llegan a nuestra nueva vida como cristianos.

Aarón simboliza a Cristo, quien es nuestro Sumo Sacerdote.

Éxodo 28:2 Y harás vestiduras sagradas a Aarón tu hermano, para honra y hermosura.

Autoridad, Rasgos del líder

La autoridad de Moisés vino de Dios con revelación directa, mientras que la de Aarón vino de su cargo, por medio del señalamiento divino. Moisés no tenía vestiduras especiales, pero Aarón necesitaba «vestiduras sagradas», que le daban belleza y gloria. El cargo de Aarón y su atuendo eran esenciales para poner de manifiesto su autoridad sobre el pueblo, mientras Moisés no necesitaba ninguno de estos adornos. éste era humilde y modesto, pero en momentos cruciales, cuando hacía falta tomar claras y firmes decisiones, era exigente y autoritario. Esta dualidad en la autoridad espiritual da lugar a malos entendidos y, a veces, a conflictos. Pero, comprobamos que no existe confusión en el orden divino cuando vemos que hay dos tipos de líderes en la Biblia, y que ambos son necesarios en una iglesia u organización saludable y equilibrada. Toda persona que goce de gran popularidad, posea una fuerte voluntad, o una visión profética, necesita un Aarón, el sacerdote que ministra más directamente a las necesidades del pueblo. Los diferentes niveles de autoridad no deben ser considerados elementos competitivos, sino complementarios.

Éxodo 28:3 Y tú hablarás a todos los sabios de corazón, a quienes yo he llenado de espíritu de sabiduría, para que hagan las vestiduras de Aarón, para consagrarle para que sea mi sacerdote.

A los sastres que confeccionaron las vestiduras de Aarón se les confirió sabiduría divina para realizar la tarea. Todos nosotros tenemos habilidades especiales. Dios quiere que las usemos para su gloria. Piense en los talentos y habilidades especiales y en la forma en que podría usarlos para la obra de Dios en el mundo. El talento debe usarse, de lo contrario disminuirá.

Éxodo 28:4 Las vestiduras que harán son estas: el pectoral, el efod, el manto, la túnica bordada, la mitra y el cinturón. Hagan, pues, las vestiduras sagradas para Aarón tu hermano, y para sus hijos, para que sean mis sacerdotes.

Éxodo 28:5 Tomarán oro, azul, púrpura, carmesí y lino torcido,

Éxodo 28:6 y harán el efod de oro, azul, púrpura, carmesí y lino torcido, de obra primorosa.

Éxodo 28:7 Tendrá dos hombreras que se junten a sus dos extremos, y así se juntará.

Éxodo 28:8 Y su cinto de obra primorosa que estará sobre él, será de la misma obra, parte del mismo; de oro, azul, púrpura, carmesí y lino torcido.

Éxodo 28:9 Y tomarás dos piedras de ónice, y grabarás en ellas los nombres de los hijos de Israel;

Éxodo 28:10 seis de sus nombres en una piedra, y los otros seis nombres en la otra piedra, conforme al orden de nacimiento de ellos.

Éxodo 28:11 De obra de grabador en piedra, como grabaduras de sello, harás grabar las dos piedras con los nombres de los hijos de Israel; les harás alrededor engastes de oro.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La silla

La hija de un hombre le pidió al sacerdote que fuera a su casa a hacer una oración para su padre que estaba muy enfermo. Cuando el

Artículo Completo

La Parábola de la Rosa

Un cierto hombre plantó una rosa y la regó fielmente y antes de que floreciera, la examinó. Vio que el capullo pronto florecería, pero notó espinas en

Artículo Completo