Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Éxodo 22: Leyes sobre la restitución

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Éxo 22:27 Porque sólo eso es su cubierta, es su vestido para cubrir su cuerpo. ¿En qué dormirá? Y cuando él clamare a mí, yo le oiré, porque soy misericordioso.(G)

El deber del rico era prestar al pobre, aunque usualmente sin interés. Podía exigir alguna garantía, pero sin causar sufrimiento al necesitado.

El código de la ley hebrea se caracteriza por su justicia hacia el pobre y el menos afortunado. Dios insistía que el pobre y el indefenso fueran tratados muy bien y se les diera la oportunidad de restaurar sus fortunas. Debemos reflejar la preocupación de Dios por el pobre y ayudar a aquellos menos afortunados que nosotros.

Éxo 22:28 No injuriarás a los jueces,[a] ni maldecirás al príncipe de tu pueblo.(H)

El mismo honor que se le tributaba a Dios se le debía a sus representantes.

Éxo 22:29 No demorarás la primicia de tu cosecha ni de tu lagar.

Los israelitas debían estar dispuestos a dar sus ofrendas a Dios. Lo primero de las cosechas debía dedicarse a El, de inmediato. Como Dios no envía avisos de cobro tardío, es muy fácil cumplir con otras responsabilidades económicas mientras dejamos a un lado nuestros compromisos con El. Darle primero a Dios de lo que le ha permitido a usted tener demuestra que El tiene prioridad en su vida.

Me darás el primogénito de tus hijos.

Éxo 22:30 Lo mismo harás con el de tu buey y de tu oveja; siete días estará con su madre, y al octavo día me lo darás.

Éxo 22:31 Y me seréis varones santos. No comeréis carne destrozada por las fieras(I) en el campo; a los perros la echaréis.

Leyes sobre el robo.

En una sociedad nómada, los animales eran fuentes de riqueza. Se consideraba que el robar un animal para degollarlo o para venderlo era un crimen más grave que robarlo para guardarlo para sí mismo. Evidentemente el robo para la venta del animal significaba un acto más bien premeditado mientras que el robo de algo (el tomarlo) para uno mismo podría ser algo más espontáneo. Debe entenderse que el buey tenía más valor que la oveja; al ladrón también le correspondía hacer restitución al dueño por la pérdida del bien. Si no tenía con qué pagar, podría ser vendido por el valor de lo que había robado. Si se mataba a un ladrón forzando una casa de noche, no habría castigo. La muerte podría haber sido accidental. Sin embargo, el matarlo de día traería castigo. No habría justificación por tomar la justicia en las manos de uno de día. Un ladrón sorprendido en el acto debía ser juzgado por la sociedad, no por el individuo. Aun la vida del ladrón vale más que la propiedad. No obstante, nadie debe sacar una ganancia como el resultado de un crimen.

A pesar de la severidad del Código del Pacto, es más humanitario que las leyes de otros códigos que exigían la pena de muerte por el robo. El Código de Hamurabi indicaba que aquel que tomaba propiedad de un templo o del estado moriría, e igualmente habría de morir aquel que recibía lo robado de las manos del ladrón. Adicionalmente, aquel que compraba o recibía bienes para guardar sin “testigos y contratos es un ladrón y será ejecutado”. Otra ley específica: “Si un hombre robó un buey o una oveja o un asno o un cerdo o una barca, si pertenecía al templo (o) si pertenecía al estado, hará restitución treinta veces más; si pertenecía a un ciudadano particular, hará restitución diez veces más. Si el ladrón no tiene suficiente para hacer restitución, será ejecutado”. La ley 21 indica la pena de muerte por hacer una rotura o una brecha en una casa: “Será ejecutado en frente de aquella rotura y será enterrado en aquella pared”.

Leyes sobre la negligencia.

Una vez establecido el pueblo en Canaán, habría necesidad de cuidarse cuando pastaran los animales para evitar que entraran en campos y viñas ajenos. Si pasaban a otro campo, el dueño debería pagar por los daños con lo mejor del campo de él. De la misma manera, se debía cuidar un fuego en el campo para que no se extendiera y destruyese la siembra de otros. Los veranos largos y secos de Palestina harían fuegos sumamente peligrosos. En caso de un fuego descuidado, el responsable tendría que pagar el daño de ello.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La corbata

Un hombre avanza desesperado por el desierto. Acaba de beber la última gota de agua de su cantimplora. El sol sobre su cabeza y los

Artículo Completo