Éxodo 21: Leyes sobre los esclavos

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Éxo 21:19 si se levantare y anduviere fuera sobre su báculo, entonces será absuelto el que lo hirió; solamente le satisfará por lo que estuvo sin trabajar, y hará que le curen.

Y anduviere fuera : Se refiere a la habilidad para valerse por sí mismo, aun con un bastón. Si la persona herida podía salir a caminar, estaba recuperada.

Éxo 21:20 Y si alguno hiriere a su siervo o a su sierva con palo, y muriere bajo su mano, será castigado;

Éxo 21:21 mas si sobreviviere por un día o dos, no será castigado, porque es de su propiedad.

Éxo 21:22 Si algunos riñeren, e hirieren a mujer embarazada, y ésta abortare, pero sin haber muerte, serán penados conforme a lo que les impusiere el marido de la mujer y juzgaren los jueces.

Éxo 21:23 Mas si hubiere muerte, entonces pagarás vida por vida,

Éxo 21:24 ojo por ojo, diente por diente,(F) mano por mano, pie por pie,

Éxo 21:25 quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe.

La regla de «ojo por ojo» fue instituida como una guía para los jueces, no como una regla para las relaciones personales o para justificar venganzas. Esta regla relaciona el crimen con el castigo, por lo tanto evitaba que las condenas fueran crueles y bárbaras, como ocurría en muchas naciones antiguas. Jesús llevó este principio para enseñarnos a no tomar represalias. Ya sea como padre, juez, maestro o alguien que trabaja con personas, usted debe tomar decisiones sabias para que la disciplina sea eficaz. Un castigo demasiado severo es injusto, y uno muy ligero no enseña nada. Pida a Dios sabiduría antes de juzgar.

Leyes sobre responsabilidades de amos y dueños

Éxo 21:26 Si alguno hiriere el ojo de su siervo, o el ojo de su sierva, y lo dañare, le dará libertad por razón de su ojo.

Éxo 21:27 Y si hiciere saltar un diente de su siervo, o un diente de su sierva, por su diente le dejará ir libre.

Hasta donde sea posible, debe recibir restitución todo aquel que haya sido víctima de algún daño por parte de otro. Un individuo responsable de sus acciones es mucho más cuidadoso de su trato hacia los demás, y por lo tanto debe preocuparse por aquellos a quienes cause algún perjuicio.

Se retribuía con la libertad a cualquier siervo que sufriese un daño personal.

Éxo 21:28 Si un buey acorneare a hombre o a mujer, y a causa de ello muriere, el buey será apedreado, y no será comida su carne; mas el dueño del buey será absuelto.

Éxo 21:29 Pero si el buey fuere acorneador desde tiempo atrás, y a su dueño se le hubiere notificado, y no lo hubiere guardado, y matare a hombre o mujer, el buey será apedreado, y también morirá su dueño.

Matar a un animal que matara a una persona es una evidencia del aprecio divino por la vida.

Éxo 21:30 Si le fuere impuesto precio de rescate, entonces dará por el rescate de su persona cuanto le fuere impuesto.

Éxo 21:31 Haya acorneado a hijo, o haya acorneado a hija, conforme a este juicio se hará con él.

Éxo 21:32 Si el buey acorneare a un siervo o a una sierva, pagará su dueño treinta siclos de plata, y el buey será apedreado.

Treinta siclos de plata : Precio de un buen esclavo.

Éxo 21:33 Y si alguno abriere un pozo, o cavare cisterna, y no la cubriere, y cayere allí buey o asno,

Éxo 21:34 el dueño de la cisterna pagará el daño, resarciendo a su dueño, y lo que fue muerto será suyo.

La cisterna de que aquí se habla podría ser también un pozo. Se exigía levantar un pequeño muro alrededor de la boca de un pozo para impedir que cayese en él una persona o un animal.

Éxo 21:35 Y si el buey de alguno hiriere al buey de su prójimo de modo que muriere, entonces venderán el buey vivo y partirán el dinero de él, y también partirán el buey muerto.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Nunca te desanimes

El único sobreviviente de un naufragio llegó a la playa de una diminuta y deshabitada isla. Pidió fervientemente a Dios ser rescatado, y cada día

Artículo Completo

Petición concedida

Esta mañana llamé a la puerta del cielo y Dios me preguntó: — Hijo mío, ¿qué puedo hacer por ti? Y yo le respondí: —

Artículo Completo