Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Evangelio según Mateo

A medida que lea el evangelio, escuche el claro mensaje de Mateo: Jesús es el Cristo, el Rey de reyes y Señor de señores. Celebre su victoria sobre el mal y la muerte y haga a Jesús el Señor de su vida.

Bosquejo

A. Nacimiento y preparación de Jesús, El Rey (1.1-4.11)

El pueblo de Israel estaba esperando al Mesías, su Rey. Mateo inicia su libro mostrando que Jesucristo era descendiente de David. Pero Mateo va más allá, al mostrar que Dios no envió a Jesús para ser un rey terrenal sino un rey celestial. Jesús no vino para reinar en la tierra de los hombres sino en la vida de las personas. Su reino será mucho más sobresaliente que el de David, porque nunca tendrá fin. Aun cuando nació, muchos aceptaron a Jesús como su Rey. Herodes, el gobernante, así como Satanás, temía el reinado de Jesús y procuró detenerlo pero no faltaron los que le rindieron adoración y le trajeron regalos dignos de un rey. Debemos estar dispuestos a reconocer a Jesús por lo que es realmente y adorarle como Rey de nuestras vidas.

B. Mensaje y ministerio de Jesús El Rey (4.12-25.46)

Jesús comienza su ministerio
Jesús predica el Sermón del Monte
Jesús realiza muchos milagros
Jesús explica acerca del Reino
Jesús tropieza con diferentes reacciones hacia su ministerio
Jesús halla oposición en los líderes religiosos
Jesús enseña en el Monte de los Olivos

Jesús predica el Sermón del Monte, que esencialmente consta de orientaciones para vivir en su Reino. También narró muchas parábolas acerca de la diferencia existente entre su reino y los reinos de la tierra. Perdón, paz y dar el primer lugar a otros son algunas de las características que hacen que uno sea grande en el Reino de Dios. Ahora debemos vivir tomando en cuenta las normas de Dios. Jesús vino para mostrarnos cómo vivir como súbditos fieles en su Reino.

C. Muerte y resurrección de Jesús, El Rey (26.1-28.20)

Jesús fue formalmente presentado a la nación de Israel pero lo rechazaron. Qué extraño que a un rey lo acusen, arresten y crucifiquen. Pero Jesús demostró su poder aun sobre la muerte por medio de su resurrección, y logró que se nos diera entrada en su Reino. Con todas estas evidencias de que Jesús es el Hijo de Dios, debiéramos aceptarlo como nuestro Señor.

Importancia

Jesucristo, el Rey Jesús es revelado como el Rey de reyes. Su nacimiento milagroso, su vida y enseñanzas, sus milagros y su triunfo sobre la muerte muestran su identidad verdadera. A Jesús no se le puede comparar con ninguna persona o poder. Él es la autoridad suprema del tiempo y la eternidad, del cielo y de la tierra, de los hombres y de los ángeles. Debiéramos darle el lugar que como Rey le corresponde en nuestra vida.

El Mesías Jesús era el Mesías, el que los judíos estaban esperando para que los librara de la opresión romana. Sin embargo, no lo reconocieron cuando vino, porque su reino no era del tipo que esperaban. El verdadero propósito del libertador ungido de Dios fue morir por todos para librarlos de la opresión del pecado. Por el hecho de que Dios envió a Jesús, podemos confiarle nuestra vida. Vale la pena todo lo que podemos reconocer en él y entregar a él, porque él vino para ser nuestro Salvador, nuestro Mesías.

Reino de Dios Jesús vino a la tierra para dar inicio a su reino. Su reino total será una realidad cuando vuelva y formarán parte de ese reino todos los que le hayamos seguido fielmente. Al Reino de Dios se entra por medio de la fe. Creyendo en Cristo podemos ser salvos del pecado y lograr que nuestra vida sea transformada. Debemos realizar las obras de su Reino a fin de estar preparados para su regreso.

Enseñanzas

Jesús enseñó a la gente por medio de sermones, ilustraciones y parábolas. De esta manera mostró los verdaderos ingredientes de la fe y cómo librarse de la vida infructuosa e hipócrita. Las enseñanzas de Jesús nos enseñan a prepararnos para vivir en su Reino viviendo como es debido. Su vida fue un ejemplo de sus enseñanzas, y nuestra vida debiera serlo también.

Resurrección

Cuando Jesús resucitó, lo hizo con poder como el verdadero Rey. En su victoria sobre la muerte, estableció sus credenciales como Rey, y su poder y autoridad sobre lo diabólico. La resurrección muestra el poder de Jesús que está a nuestro favor: ni aun la muerte pudo detener su plan de ofrecernos vida eterna. Aquellos que creen en Jesús pueden esperar una resurrección como la de él. Nuestra responsabilidad es difundir su historia en toda la tierra de modo que todos puedan disfrutar de su victoria.

Lugares clave en Mateo

La historia terrenal de Jesús empieza en el pueblo de Belén, en la provincia romana de Judea (2.1). Un intento de dar muerte al niño rey motivó que José llevara a su familia a Egipto (2.14). Cuando volvieron, Dios les guió para que se radicaran en Nazaret de Galilea (2.22, 23). Como a los treinta años de edad, Jesús recibió el bautismo en el río Jordán y Satanás lo tentó en el desierto de Judea (3.13; 4.1). Eligió como base de operaciones a Capernaum (4.12, 13) y desde allí ministró a través de todo Israel, narrando parábolas, enseñando acerca del Reino y sanando enfermos. Viajó al territorio de los gadarenos y sanó a dos endemoniados (8.28ss); alimentó a más de cinco mil personas con cinco panecillos y dos peces en la costa de Galilea, cerca de Betsaida (14.15ss); sanó a los enfermos en Genesaret (14.34ss); ministró a los gentiles en Tiro y Sidón (15.21ss); visitó Cesarea de Filipo, donde Pedro lo declaró Mesías (16.13ss); y enseñó en Perea al otro lado del Jordán (19.1). Al visitar por última vez Jerusalén, dijo a sus discípulos lo que le sucedería en breve (20.17ss). Pasó un tiempo en Jericó (20.29). Luego se quedaba por la noche en Betania mientras iba y volvía a Jerusalén durante su última semana (21.17ss). En Jerusalén lo crucificarían, pero resucitaría.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.