Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Evangelio según Marcos

Pero el evangelio no estaba programado que terminara en Marcos 16:8. ¿Qué fue lo que sucedió? Puede que muriera Marcos, y hasta que sufriera el martirio antes de completar su evangelio. Pero lo más probable es que, cuando no había nada más que un ejemplar del evangelio, se rasgó la última página. Hubo un tiempo en que la Iglesia no apreciaba gran cosa Marcos, prefiriendo a Mateo y Lucas. Bien puede ser que el evangelio de Marcos estuviera tan olvidado que todos los ejemplares se habían perdido menos el que estaba mutilado. Si fue ese el caso, estuvimos a punto de perder el evangelio que es en muchos sentidos el más importante de todos.

Las características del evangelio de Marcos

Veamos las características del evangelio de Marcos para que las podamos descubrir al leerlo y estudiarlo.

(i) Es lo más próximo que podamos conseguir nunca de un reportaje de la vida de Jesús. Marcos se proponía pintarnos a Jesús tal como fue. Westcott lo llamaba « un reportaje de la vida de Jesús.» A. B. Bruce decía que se escribió «desde el punto de vista de un testigo presencial que contara sus memorias amorosa y gráficamente,»- y .que su característica suprema es el realismo. Si vamos a conseguir alguna vez algo que se aproxime a una biografía de Jesús, habrá de basarse en Marcos, que se deleitaba en contar los hechos de la vida de Jesús de la manera más sencilla y dramática.

(ii) Marcos nunca se olvidaba del lado divino de Jesús. Empieza su evangelio con una confesión de fe: < Así empieza el Evangelio de Jesucristo, el Hijo de Dios.» No nos deja en duda en cuanto a Quién era Jesús para él. Una y otra vez nos habla del impacto que producía Jesús en la mente y el corazón de los que Le escuchaban. El temor y la admiración que evocaba Jesús siempre estaban presentes en la mente de Marcos. < Se admiraban de Su enseñanza» (1:22). < Estaban todos alucinados» (1:27). Expresiones semejantes aparecen una y otra vez. No sólo se daba esa actitud en las muchedumbres que escuchaban a Jesús; aún se daba más en las mentes de los que formaban el círculo íntimo de Sus discípulos. «Y estaban todos llenos de temor, y se decían unos a otros: «Entonces, ¿Quién es Éste, que hasta el viento y la mar Le obedecen?»» (4:41). « Y estaban maravillados a tope» (6:51). «Los discípulos estaban alucinados con Sus palabras» (10:24, 26). Para Marcos, Jesús no era simplemente un hombre como otro cualquiera, sino Dios entre los hombres, moviéndolos siempre a una admiración maravillada con Sus palabras y obras.

(iii) A1 mismo tiempo, ningún otro evangelio nos presenta un cuadro tan humano de Jesús. A veces sus trazos son tan humanos que los evangelistas posteriores los alteran un poco porque casi tenían miedo de decir lo que decía Marcos. Para Marcos, Jesús era sencillamente « el carpintero» (6:3). Más tarde, Mateo lo cambia por «el hijo del carpintero» (Mateo 13:55), como si el decir que Jesús era el artesano del pueblo fuera demasiado atrevido. Cuando Marcos nos está hablando de las tentaciones de Jesús, escribe: « El Espíritu Le lanzó al desierto» (1:12). A Mateo y Lucas no les gusta esta palabra, lanzó, en relación con Jesús, así es que la suavizan poniendo en vez «Le condujo al desierto» (Mateo 4:1; Lucas 4:1). Ninguno nos dice tanto acerca de las emociones de Jesús como Marcos. Jesús suspiró hondo en Su espíritu (7:34; 8:12). Se conmovió de lástima (6:34). Se maravilló de la incredulidad de ellos (6:6). Sintió una justa indignación (3:5; 8:33; 10:14). Sólo Marcos nos dice que cuando Jesús miró al joven rico le amó (10:21). Jesús podía sentir los retortijones del hambre (11:12). Podía estar cansado y necesitar descansar (6:31). Es en el evangelio de Marcos sobre todo donde obtenemos una descripción del Jesús Que tenía pasiones como las nuestras. La simple humanidad de Jesús en la descripción de Marcos nos Le aproxima absolutamente.

(iv) Una de las grandes características de Marcos es que una y otra vez inserta detalles en la narración que sólo pueden venir de un testigo ocular. Tanto Mateo como Marcos nos cuentan que Jesús tomó a un chiquillo y le colocó en medio de todos. Mateo (18:2) dice: «Llamando hacia Sí a un niño, le colocó en medio de todos.» Marcos añade algo que ilumina toda la escena (9:36): « Y tomó a un niño, y le puso en medio de ellos; y tomándole en Sus brazos, les dijo…» En el precioso cuadro de Jesús con los niños, cuando Jesús reprendió a los. discípulos por no dejarles a los niños que se Le acercaran, sólo Marcos termina diciendo: « Y los tomaba en Sus brazos, y los bendecía poniendo Sus manos sobre ellos» (Marcos 10:13-16; cp. Mateo 19:13-15; Lucas 18:15-17). Toda la ternura de Jesús se refleja en estos detalles gráficos. Cuando Marcos nos cuenta la Multiplicación de los Panes y los Peces, él es el único que nos dice que la gente se sentó en grupos de cien y de cincuenta, que parecían lechos de flores en un jardín (6:40), e inmediatamente toda la escena cobra vida ante nosotros. Cuando Jesús y. Sus discípulos se dirigían por última vez a Jerusalén, sólo Marcos nos dice que Jesús «iba andando por delante de ellos» (10:32; cp. Mateo 20:17; Lucas 18:31); y con esa única frase vívida nos resalta la absoluta soledad de Jesús. Cuando Marcos nos cuenta la historia de cómo Jesús calmó la tempestad incluye una frase que no se encuentra, en ninguno de los otros vangelios: « Y 71 estaba a la popa de la barca durmiendo apoyado en un cabezal» (4:38). Y ese detalle le infunde vida a toda la escena ante nuestros ojos.No nos cabe la menor duda de que todos estos detalles se deben al hecho de que Pedro fue testigo ocular, y estaba viendo éstas cosas de nuevo con los ojos de la memoria.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.