Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Escogieron dar sus vidas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Cerca de Mobile, Alabama, había un puente de ferrocarriles que atravesaba una bahía bastante grande. Era una madrugada demasiada nublada, un poco antes de las 3:00 AM cuando un remolcador que estaba jalando un lanchón pasó por abajo del puente, el lanchón o la barcaza se golpeó contra el puente. Por la oscuridad del momento, nadie pudo ver lo extenso del daño que causó, pero alguien en el remolcador llamó a la autoridades por el radio para informarles. Unos momentos después, el Sunset Limited (Amanecer Limitado – un tren de pasajeros de la compañía Amtrak) alcanzó al puente.

El tren viajaba desde Los Angeles hasta Miami. No sabiendo del gran daño, el tren cruzó el puente a unos 140 km/hr. Llevaba 210 pasajeros abordo. Mientras el peso del tren cruzaba la parte dañada, el puente se desplomó. Tres unidades del tren y los 4 primeros vagones de los ocho vagones de pasajeros cayeron a las aguas infestadas de cocodrilos. La oscuridad de la niebla se hizo más espesa por el humo y el fuego. El operador del remolcador inmediatamente mandó un mensaje al guardacostas. Estaba tan adentro del pantano, que vehículos de emergencia solo podían entrar hasta 6 kilómetros del sitio sobre tierra. Helicópteros fueron llamados para rescatar a los sobrevivientes.

Mucha gente logró salvarse, pero 47 personas se ahogaron o murieron en las llamas y entraron a la eternidad. Hubo muchos héroes esa madrugada. Uno fue Michael Dopheide. Era un joven que acababa de terminar su carrera, e iba rumbo a Florida para visitar a su hermana que vivía en California. Este fue despertado bruscamente cuando escuchó los gritos y llantos alrededor de él. Corrió por el pasillo hacia una salida de emergencia, y mientras el agua seguía creciendo, quitó los vidrios y se metió a las aguas pantanosas que tenían 25 pies de profundidad. Pisando agua, animó a la gente a brincar seis pies adentro de la bahía. A aquellos que no podían nadar los ayudó a sostenerse de una viga de metal que estaba a 10 pies de distancia. Las treinta personas que ayudó a salvar incluían a un niño de dos años, una anciana, y una niña de 11 años con parálisis cerebral llamada Andrea. Sus padres, Geray y Mary Jane Chancey, viajaban a casa con su pequeña hija. Mientras esperaban salir, el carro se movió y se llenó de agua. Ellos desesperadamente empujaron a la pequeña Andrea por una ventana hacia las manos de Michael que estaba allí esperando. Este fue su último acto de amor por su hija. En vez de salirse ellos, escogieron dar sus vidas para salvar a su hija.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Por qué la gente grita

Un día un maestro preguntó a sus discípulos lo siguiente: — «¿Por qué la gente se grita cuando están enojados?» Los hombres pensaron unos momentos: — «Porque

Artículo Completo

Amós 7: Visiones de castigo

Amós 7:1 Tres visiones de destrucción[a] Esto me ha mostrado Jehová, el Señor: Él criaba langostas[b] cuando comenzaba a crecer el heno tardío, el heno tardío que

Artículo Completo

Camino de soluciones

Había una vez un joven que decidió dejar atrás la vida que había vivido: vida mediocre, lenta, gris y conocer otra, de la que muchos dudan y

Artículo Completo

Aprendizaje espiritual

Antes de juzgar…  perdona. Antes de hablar… escucha. Antes de escribir… piensa. Antes de gastar… gana. Antes de criticar… espera. Antes de rendirte… prueba. Tus palabras, tus

Artículo Completo

Di oro por hierro

Con sus arcas nacionales agotadas debido a las costosas guerras el rey Federico Guillermo III de Prusia encontró a su nación, al intentar reconstruirla, seriamente escasa de

Artículo Completo