En la parada del autobús

Publicaciones realizadas por ángeles que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar

En la parada del autobús

Una compañía estaba buscando nuevos ejecutivos y le hizo la siguiente pregunta escrita a casi doscientos candidatos de ambos sexos y les pidió la respuesta por escrito:

Está usted camino a su casa en su carro deportivo, en medio de una terrible tormenta y pasa por delante de una parada de autobús y ve a tres personas:

  • Una viejita que está muy grave y que si no llega al hospital a tiempo, se muere.
  • Un médico, muy amigo suyo, quien le salvó la vida hace un par de años.
  • Y al ser más hermoso que haya visto en su vida, con quien siempre ha soñado y estaría dispuesto a pasar el resto de su vida con él.

Como su auto es del tipo deportivo, sólo puede llevar a un pasajero.

¿Qué haría usted? ¿Cual sería tu acción a tomar?

Este es un problema de personalidad…

  • Lavida de la viejita está en juego.
  • Al doctor que le salvó la vida, siempre en el futuro pudiera retribuirle de alguna manera
  • ¿Pero, cómo haría para no perder ese perfecto amor?

De los doscientos candidatos, sólo uno consiguió el trabajo y su respuesta la encontrarás más abajo, pero antes piensa lo que tú harías en esta situación y después compárala con la respuesta de la única persona que fue contratada por la compañía.

Esta fue la respuesta de la única persona que pensó hacer lo correcto: -Le doy las llaves del auto al doctor para que lleve a la viejita al hospital y yo me quedo en la parada y espero el autobús con la persona de mis sueños.

Deja un Comentario. Tu opinión es valiosa para nosotros

Lionel Valentin Calderón

Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Nuevo Testamento

Antiguo Testamento

Historias para Reflexionar

Porcelana

Se cuenta que una vez en Inglaterra, existía una pareja que gustaba de visitar las

Solicita Nuetro Boletín

Al enviar esta solicitud acepto los Términos y Condiciones de Bendiciones Cristianas