Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El zapatero de Ronald Reagan

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

El ex presidente Ronald Reagan tenía una tía que lo quería mucho y era muy bondadosa con el. En una ocasión ella llevó al joven Reagan a un zapatero para que le hiciera un par de zapatos a la medida. El zapatero le preguntó: ¿Quieres los zapatos con punta cuadrada o redonda? Ronald tartamudeó un poco, él no sabía lo que quería. El zapatero dijo: «Esta bien. Ven por acá dentro de un par de días, me dices lo que quieres y te haré los zapatos».

Dos días después, el zapatero lo vio en el pueblo y le volvió a preguntar: «¿Quieres los zapatos con punta cuadrada o redonda?» Ronald le contesto: «No sé». El zapatero le dijo: «Ven dentro de dos días y tus zapatos estarán listos».

Ronald Reagan solía contar que cuando fue a buscar los zapatos, uno de ellos tenía la punta cuadrada y el otro redonda. El zapatero lo miró y le dijo: «Esto te enseñará que desde ahora en adelante, no debes permitir que la gente tome decisiones por ti». Y el ex presidente agregaba: «Aprendí allí mismo a tomar mis propias decisiones, si uno no lo hace, otro lo hará por uno»

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El oso

Dos adolescentes caminaban por un bosque cuando de pronto un enorme oso se les apareció; uno, sin decir nada al otro corrió a treparse a un árbol,

Artículo Completo

Las órdenes del médico

Además del paciente que no abandona su cuenta, el más difícil de tratar es aquel que se niega a obedecer las órdenes del médico. Un estudio reciente

Artículo Completo

El jardín del amado

Había en el Jardín muchísimos y bellos pájaros cuyos cantos se unían de manera tal que nadie habría podido distinguir qué pájaro emitía cuál canción, lo que

Artículo Completo

El lugar del nacimiento

El Emperador Constantino construyó un templo sobre la cueva en la que se creía había acontecido el nacimiento de Cristo. Al entrar en la cueva de la

Artículo Completo