Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El vuelo de los patos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Los patos vuelan todos juntos en forma de V. La ciencia nos dice que el movimiento de las alas crea un cojín de aire que sostiene al pato que se encuentra detrás del primero. Volando en V, los patos pueden recorrer una distancia de por lo menos un 70% más grande que si cada uno volara solo.

Cuando un pato se sale de la fila, siente una presión fuerte causada por el viento, entonces regresa rápidamente a su lugar para aprovechar ese cojín de aire. Cuando el pato que va en la punta se siente cansado, deja su lugar y otro pato toma el lugar de la cabeza, que ocupará otro que esté más descansado en ese momento.

Los patos que van detrás, graznan para animar al que va delante, para que mantenga la velocidad.

Para terminar, cuando un pato se enferma o está golpeado y tiene que salir de la V, dos patos lo acompañan para ayudarlo y protegerlo. Se quedan con el pato enfermo hasta que este capacitado para volar o hasta que muera, solo en ese momento regresan al grupo.

Por otro lado, en los grupos, las familias, las clases cuando se comparte y se ayudan entre ellos se consigue el mismo efecto que los patos. Cuesta mucho menos volar juntos que cada uno por separado. Si alguien se quiere ir, como el pato que abandona el cojín de aire, se da cuenta que se queda solo y de que cuesta mucho más hacer las cosas que si estuviera acompañado. Además, los patos se ayudan entre ellos cuando el pato que esta en cabeza se siente cansado o cuando graznan para animarle, colaboran entre ellos, porque todos tienen un mismo objetivo. Nosotros a veces también graznamos, pero no siempre es para animar. Por eso, si voláramos como los patos, y tuviéramos tanto sentido común como los patos, nos ayudaríamos siempre unos con otros.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Al pasar los años…

A los 5 años, aprendí que a los pececitos dorados no les gustaba la gelatina… A los 9, aprendí que mi maestra sólo me preguntaba cuando yo

Artículo Completo

La existencia del mal

Un profesor universitario retó a sus alumnos con esta pregunta: «¿Dios creó todo lo que existe?» Un estudiante contestó valiente: «Sí, lo hizo.» «¿Dios creó todo? «Sí

Artículo Completo