El vigilante

El vigilante

Antonio, era un ser extraño, a media noche regresaba del río. Esa era su rutina, porque de noche en el río había absoluta calma y quietud. Solía sentarse allí, sin hacer nada, sólo observando su propio ser, observando al observador. Esa noche, al igual que otras, al regresar pasó por la casa de un hombre rico y el vigilante estaba de pie junto a la puerta.

El vigilante estaba intrigado porque cada noche exactamente a la misma hora, este hombre regresaba. Salió y le dijo:

— Perdone la interrupción, pero ya no puedo contener mi curiosidad, la intriga me persigue, noche y día: ¿a qué se dedica?, ¿Para qué va al río?. Muchas veces lo he seguido y no hay nada; simplemente se sienta allí durante horas y a media noche regresa.

Antonio respondió:

— Sé que me has seguido muchas veces, la noche es tan silenciosa, pude oír tus pasos. Y sé que todos los días te escondes detrás del portón. Pero no es tan sólo que sientes curiosidad por mí; también siento curiosidad por ti. ¿A qué te dedicas?

El guardián contestó:

— ¿A qué me dedico? Soy un simple vigilante.

— Dios mío, me has dado la palabra clave. ¡Ésa es también es mi ocupación!

— Pero no lo entiendo. Si eres un vigilante deberías estar vigilando alguna casa, algún palacio. ¿Qué estás vigilando ahí, sentado en la arena?

— Hay una pequeña diferencia: Tú vigilas que nadie de afuera entre al palacio. Yo simplemente vigilo a este vigilante.

— ¿Quién es este vigilante?

— Ése es el esfuerzo que he realizado toda mi vida, me vigilo a mi mismo.

— Pero es un trabajo muy raro. ¿Quién te va a pagar?

— ¿Pagar?, ¡Es tal la dicha que recibo, tal es el gozo, tal inmensa bendición! Es una recompensa en sí misma. Un solo instante con este trabajo y todas las riquezas no son nada.

— Es muy raro. He estado vigilando toda mi vida y nunca me topé con una experiencia tan hermosa, mañana por la noche te acompañaré. Solamente quiero que me enseñes cómo vigilarme a mí mismo. Porque sé cómo vigilar, parece ser que sólo es necesario una dirección distinta: tú miras en una dirección distinta.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

Dios viene a cenar

Había una vez una mujer, que vivía haciendo cosas para la Iglesia del barrio. Si no estaba limpiando los jarrones de la capilla, estaba haciendo empanadas para que se vendieran los domingos, o sacando

Seguir Leyendo »

Nehemías 12: Sacerdotes y levitas

Nehemías 12:1 Sacerdotes y levitas[a] Estos son los sacerdotes y levitas que subieron con Zorobabel hijo de Salatiel, y con Jesúa: Seraías, Jeremías, Esdras,[b] Nehemías 12:2 Amarías, Maluc, Hatús, Nehemías 12:3 Secanías, Rehum, Meremot,

Seguir Leyendo »