El vigilante

Publicaciones realizadas por ángeles que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar

El vigilante

Antonio, era un ser extraño, a media noche regresaba del río. Esa era su rutina, porque de noche en el río había absoluta calma y quietud. Solía sentarse allí, sin hacer nada, sólo observando su propio ser, observando al observador. Esa noche, al igual que otras, al regresar pasó por la casa de un hombre rico y el vigilante estaba de pie junto a la puerta.

El vigilante estaba intrigado porque cada noche exactamente a la misma hora, este hombre regresaba. Salió y le dijo:

— Perdone la interrupción, pero ya no puedo contener mi curiosidad, la intriga me persigue, noche y día: ¿a qué se dedica?, ¿Para qué va al río?. Muchas veces lo he seguido y no hay nada; simplemente se sienta allí durante horas y a media noche regresa.

Antonio respondió:

— Sé que me has seguido muchas veces, la noche es tan silenciosa, pude oír tus pasos. Y sé que todos los días te escondes detrás del portón. Pero no es tan sólo que sientes curiosidad por mí; también siento curiosidad por ti. ¿A qué te dedicas?

El guardián contestó:

— ¿A qué me dedico? Soy un simple vigilante.

— Dios mío, me has dado la palabra clave. ¡Ésa es también es mi ocupación!

— Pero no lo entiendo. Si eres un vigilante deberías estar vigilando alguna casa, algún palacio. ¿Qué estás vigilando ahí, sentado en la arena?

— Hay una pequeña diferencia: Tú vigilas que nadie de afuera entre al palacio. Yo simplemente vigilo a este vigilante.

— ¿Quién es este vigilante?

— Ése es el esfuerzo que he realizado toda mi vida, me vigilo a mi mismo.

— Pero es un trabajo muy raro. ¿Quién te va a pagar?

— ¿Pagar?, ¡Es tal la dicha que recibo, tal es el gozo, tal inmensa bendición! Es una recompensa en sí misma. Un solo instante con este trabajo y todas las riquezas no son nada.

— Es muy raro. He estado vigilando toda mi vida y nunca me topé con una experiencia tan hermosa, mañana por la noche te acompañaré. Solamente quiero que me enseñes cómo vigilarme a mí mismo. Porque sé cómo vigilar, parece ser que sólo es necesario una dirección distinta: tú miras en una dirección distinta.

Deja un Comentario. Tu opinión es valiosa para nosotros

Lionel Valentin Calderón

Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Nuevo Testamento

Antiguo Testamento

Historias para Reflexionar

Riesgo es libertad

Reír, es correr el riesgo de parecer tonto. Llorar, es arriesgarse a parecer sentimental. Acercarse

Solicita Nuetro Boletín

Al enviar esta solicitud acepto los Términos y Condiciones de Bendiciones Cristianas