Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El valor de la firmeza

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Nunca transijas o mengües en tus normas, creencias o convicciones con la esperanza de que si no fueras «tan estricto» quizá te iría mejor en la vida. Firme, aunque respetuosamente, ocupa tu lugar y te respetarán por ello.

Se cuenta que durante la Guerra Civil norteamericana un soldado se imaginó que le iría mejor y estaría más seguro si se vestía con una guerrera de un ejército y con pantalones del otro. Así entró en batalla y el resultado fue que le dispararon de ambas direcciones.

La doble identidad no le ayudó.

Tampoco nos ayuda a los cristianos ceder un poco al estilo de vida del mundo para granjeamos la simpatía de los que viven según el mundo. Recordemos las palabras de Jesús: «Estáis en el mundo, pero no sois del mundo.»

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Carpe diem

Aprovecha el día, no dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz, sin haber alimentado tus sueños. No te dejes vencer por el

Artículo Completo

Permanecer abiertos

Un lector me envió una vez esta historia: Una rosa soñaba día y noche con la compañía de las abejas, pero ninguna venía a posarse en sus

Artículo Completo

Porcelana

Se cuenta que una vez en Inglaterra, existía una pareja que gustaba de visitar las pequeñas tiendas del centro de Londres. Una de sus tiendas favoritas, era

Artículo Completo