Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El Tesoro Bajo la Tierra

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un labrador oyó un ruido bajo la rueda del rastrillo de su arado. Miró con curiosidad y descubrió desenterrado un cofre lleno de monedas de oro. ¡Qué suerte! Lo tomó y lo enterró profundamente en su jardín. «¿Qué hacer con eso?» se preguntó.

Se imaginó todo lo que podría comprar y finalmente decidió cualquier cosa.

Este cofre lleno de monedas de oro sería su seguridad en caso de una dura temporada. Y tal seguridad cambió su carácter: de precavido llegó a ser relajado, de gruñón pasó a ser agradable y eliminó su intolerancia.

De hecho, vislumbró una vida hermosa y feliz, sabiendo que aunque llegaran tiempos duros, podría hacerles frente.

Sus últimas horas llegaron y antes de morir, reunió a sus hijos y les reveló su secreto. Murió instantes después.

El día siguiente, sus hijos cavaron en el lugar indicado, encontraron el cofre, pero ¡qué sorpresa, estaba vacío. Las monedas habían sido robadas al labrador desde hacía más de 10 años.

Cuántas veces en nuestras vidas dependemos de lo material para tener un buen semblante, cuando la vida es muchísimo más que eso. De esta forma perdemos tiempo, alegría y vida con nuestros seres queridos al ponerlo todo en virtud de las cosas materiales que tenemos.

Recuerda ser feliz, pues tienes el más grande tesoro al alcance de tus manos… Jesús. Si lo «enterramos» en nuestro corazón, toda nuestra vida cambiará.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Si el niño vive

Si el niño vive en un ambiente de crítica, aprende a condenar. Si vive en un ambiente de hostilidad, aprende a pelear. Si en un

Artículo Completo

Persecusión bajo Nerón

Justo González- Nerón llegó al poder en octubre del año 54, gracias a las intrigas de su madre Agripina, quien no vaciló ante el asesinato

Artículo Completo

El cojo y el ciego

En un bosque cerca de la ciudad vivían dos vagabundos. Uno era ciego y otro cojo; durante el día entero en la ciudad competían el

Artículo Completo