Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El Señor sabe lo que necesitas

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un monje de los tiempos pasados dijo: «Necesito aceite» así que plantó un renuevo.

Oró y en su oración pidió: «Señor para que sus tiernas raíces puedan nutrirse y desarrollarse, necesitan lluvia. Envía lloviznas apacibles.» Y el Señor envió lluvia.

«Señor», oró el monje, ¨mi olivo necesita sol. Te ruego que lo envíes¨. Y el sol resplandeció y doró las nubes goteantes.

«Ahora Señor envía una helada para que afirmen sus tejidos», suplicó el monje. La helada vino y el arbolito estuvo resplandeciendo con el color de la nieve, pero por la noche, esto le costó la vida.

El monje buscó en una celda a uno de los hermanos de la comunidad y le contó la experiencia tan rara que había tenido. Entonces le dijo:

«Yo también sembré un arbolito, el cual se desarrolló admirablemente, pero yo confié mi arbolito a Dios.»

Aquel que lo hizo, sabe mucho mejor que yo, lo que él necesitaba. No establecí condición alguna, ni fijé maneras ni formas como criarlo, lo que hice fue plantarlo y decir, «Señor, envía lo que necesite, tormenta o sol, viento, lluvia, calor o frío. Tú lo has hecho y sabes lo que necesita»

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Pequeños

Una vez un grupo de tres hombres se perdieron en la montaña, y había solamente una fruta para alimentarlos a los tres, quienes casi desfallecían

Artículo Completo

Salmo 91: Mi refugio

Salmo 91:1 El que habita al abrigo del Altísimo morará a la sombra del Omnipotente. En estos versículos aparecen tres títulos que designan a Dios

Artículo Completo

La risa

La risa es una fuerza tan transformadora que nada más es necesario. Si cambias tu tristeza por celebración, entonces también serás capaz de cambiar tu

Artículo Completo

Encerrados

El frío de aquel cuarto de hospital hacía pensar a uno en todo lo que uno no quería. Y es que a veces tenemos que

Artículo Completo