Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El saco de plumas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Había una vez un hombre que calumnió grandemente a un amigo suyo, todo por la envidia que le tuvo al ver el éxito que este había alcanzado. Tiempo después se arrepintió de la ruina que trajo con sus calumnias a ese amigo, y visitó a un hombre sabio a quien le dijo:

— Quiero arreglar todo el mal que hice a mi amigo. ¿Cómo puedo hacerlo?

— Toma una bolsa llena de plumas de ave y suéltalas por donde vayas.

El hombre al cabo de un día las había soltado todas. Volvió donde el sabio y le dijo:

— Ya he terminado.

— Esa es la parte más fácil. Ahora debes volver a llenar la bolsa con las mismas plumas que soltaste. Sal a la calle y búscalas.

El hombre se sintió muy triste, pues sabía que eso era imposible.

El sabio le dijo:

— Así como no pudiste juntar de nuevo las plumas que volaron con el viento, así mismo el mal que hiciste voló de boca en boca y el daño ya está hecho.

Sé humilde y reconoce el daño pidiendo perdón a tu amigo, y jamás vuelvas a repetirlo.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Corazón de cebolla

Había una vez un huerto lleno de hortalizas, árboles frutales y toda clase de plantas. Como todos los huertos, tenía mucha frescura y agrado. Por eso daba

Artículo Completo

El oso y los viajeros

Dos viajeros iban juntos por la carretera cuando de repente apareció un oso. Uno de ellos corrió hacia un árbol de la vera del camino, trepó a

Artículo Completo

Amor firme

Un pastor compartió una historia personal en la revista Nuevo Hombre, sobre su desobediente hija. Ella había tenido un hijo sin estar casada, y ahora estaba demostrando

Artículo Completo