Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El saco de plumas

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Había una vez un hombre que calumnió grandemente a un amigo suyo, todo por la envidia que le tuvo al ver el éxito que este había alcanzado. Tiempo después se arrepintió de la ruina que trajo con sus calumnias a ese amigo, y visitó a un hombre sabio a quien le dijo:

— Quiero arreglar todo el mal que hice a mi amigo. ¿Cómo puedo hacerlo?

— Toma una bolsa llena de plumas de ave y suéltalas por donde vayas.

El hombre al cabo de un día las había soltado todas. Volvió donde el sabio y le dijo:

— Ya he terminado.

— Esa es la parte más fácil. Ahora debes volver a llenar la bolsa con las mismas plumas que soltaste. Sal a la calle y búscalas.

El hombre se sintió muy triste, pues sabía que eso era imposible.

El sabio le dijo:

— Así como no pudiste juntar de nuevo las plumas que volaron con el viento, así mismo el mal que hiciste voló de boca en boca y el daño ya está hecho.

Sé humilde y reconoce el daño pidiendo perdón a tu amigo, y jamás vuelvas a repetirlo.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Dios viene a cenar

Había una vez una mujer, que vivía haciendo cosas para la Iglesia del barrio. Si no estaba limpiando los jarrones de la capilla, estaba haciendo

Artículo Completo

La zorra y el aguila

Un águila y una zorra que eran muy amigas decidieron vivir juntas con la idea de que eso reforzarí­a su amistad. Entonces el águila escogió

Artículo Completo

Auxilio en la lluvia

Una noche, a eso de las 11:30 PM, una mujer afro-americana –una negra– de edad avanzada estaba parada en el paseo de una autopista de

Artículo Completo

El rey y el halcón

Gengis Kan fue un gran rey y un guerrero. Condujo a su ejército hasta China y Persia y conquistó muchas tierras. En todos los paí­ses,

Artículo Completo

Las sábanas sucias

Una pareja de recién casados, se mudó para un barrio muy tranquilo. En la primera mañana en la casa, mientras tomaba café, la mujer reparó

Artículo Completo