El reloj de la pared

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Una vez, a un reloj, colgado de una pared, se le ocurrió pensar en los segundos que tenía que recorrer para hacer un minuto; en las semanas para un mes y en los meses para un año. -Pobre de mí! -exclamó-, un total de más de treinta miillones de segundos para hacer un año-. Aquello le parecía una montaña demasiado elevada para escalarla.

Pero entonces escuchó la voz del péndulo que le dijo con acento firme y decidido: -Tic, tac, tic, tac. Tu estás muy equivocado. Jamás llegaremos a ninguna parte, a menos que demos un paso ahora y otro después- El reloj entró en razón y continuó, despreocupado, marcando segundos, minutos y horas y así acumulando días, semanas, meses y al fin, el año.

Al terminar, en el silencio de la noche volvió a escuchar la voz del péndulo que le dijo: -Paso a paso, con paciencia y perseverancia se puede ascender la más elevada montaña-.

No tenemos, pues, por qué tenerle miedo al mañana. Mientras perseveremos en la vida , mientras mantengamos nuestra fe en Dios y continuemos así: paso a paso, con la seguridad de que su divina mano lo va arreglando todo para nuestro bien, sigamos adelante, haciéndole frente al porvenir valerosamente. Vive tu momento, tu día, tomado de la mano de tu creador.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Fiesta de fracasos

El fracaso es demora pero no derrota. Es desvío transitorio, no un callejón sin salida. William Arthur Ward Cuando necesito ayuda para ser una buena

Artículo Completo

La Nueva Generación

Hay que llamarlos varias veces en la mañana para que vayan al Colegio.Se levantan irritados, pues se acuestan muy tarde hablando por teléfono, viendo tele

Artículo Completo

La Fortaleza

Existe la leyenda de un cierto barón alemán que poseía un castillo en el Rin. Se cuenta, que solía tender alambres de una torre a

Artículo Completo

Amor ciego

Una pareja de jóvenes estaban muy enamorados y se iban a casar. Unos meses antes de la boda, la novia tuvo un accidente y quedó

Artículo Completo