Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El preso

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un anciano que viví­a solo, querí­a, como todos los años, plantar patatas en su patio de atrás, pero arar la tierra era un trabajo demasiado pesado para un hombre de su edad.

Su único hijo, José Angel, quién solí­a ayudarlo, estaba preso por homicidio. El anciano decidió escribirle una carta a su hijo, explicándole su problema:

Querido José Angel:

Me siento mal porque no voy a poder plantar mi huerto con patatas este año. Estoy muy viejo para arar la parcela. Si tú estuvieras aquí­, todos mis problemas desaparecerí­an. Sé que me ayudarí­as removiendo la tierra.

Te quiere, Papá.

Pocos dí­as después, el hombre recibió una carta de su hijo:

Querido Papá:

Por el amor de Dios, papá, no vayas a remover la tierra del patio trasero. Precisamente allí­ es donde enterré uno de los cuerpos; el que la policí­a nunca pudo encontrar.

Te quiere, José Angel.

Al otro dí­a, a las 4 de la mañana, la policí­a y agentes especiales irrumpieron en la casa del anciano, con una orden del juez y removieron toda la tierra del patio trasero, sin encontrar ningún cuerpo. Se disculparon con el anciano y se fueron.

Ese mismo dí­a, el hombre recibió otra carta de su hijo:

Querido Papá: Ahora ya puedes plantar tus patatas. Disculpa las molestias, pero dadas las circunstancias, es lo mejor que pude hacer para ayudarte.

Te quiere, tu Hijo José Angel.

Siempre hay la posibilidad de ayudar aún cuando las circunstancias que estemos viviendo digan lo contrario.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Dale vida a tus sueños

¿Cuántas veces te has dicho que no puedes? ¿Cuántas veces has dejado de lado tus más preciados sueños buscando refugio en frágiles excusas? Te mereces algo mucho

Artículo Completo

El polluelo de águila

Un día, recorriendo la montaña un pastor encontró, medio muerto de hambre y abandonado, en un nido roto, un pichón de águila. El polluelo fue recogido y

Artículo Completo

Jesucristo

Jesucristo: De tal manera ama al mundo que día a día se entrega para que todo el que en Él cree no se pierda sino que tenga

Artículo Completo