Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El precio de un helado

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

En los días en que un helado costaba mucho menos, una niña de 10 años entró en un establecimiento y se sentó en una mesa. La mesera puso un vaso de agua en frente de ella.

¿Cuánto cuesta un helado de chocolate con cacahuates?, preguntó la niña. Cincuenta centavos, respondió la mesera. La niña sacó de su bolsillo unas cuantas monedas y las contó una y otra vez. ¿Cuánto cuesta un helado solo?, volvió a preguntar.

Esta vez la mesera contestó brúscamente; algunas personas estaban esperando por una mesa y ya estaba un poco impaciente.

Treinta y cinco centavos dijo ella bruscamente. La niña volvió a contar las monedas. Quiero el helado solo, dijo.
La mesera le trajo el helado, puso la cuenta en la mesa y se fue. La niña terminó el helado, pagó en la caja y se fue.

Cuando la mesera volvió a limpiar la mesa le costó tragar saliva con lo que vio. Allí, puesto ordenadamente junto al plato vació, habían veinticinco centavos, su propina.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Piedras grandes

Cierto día un motivador experto estaba dando una conferencia a un grupo de estudiantes y para dejar en claro un punto utilizó un ejemplo que los estudiantes

Artículo Completo

La adopcion

En el mundo neotestamentario era común que un griego sin hijos adoptara un esclavo fuerte e inteligente para perpetuar su nombre, cuidarlo en su vejez y eventualmente

Artículo Completo

Insectos inútiles

En un país muy lejano vivía un príncipe que se quejaba continuamente de que Dios hubiese creado insectos tan inútiles y tan molestos como las arañas y

Artículo Completo