Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El pozo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un hombre cayó en un pozo y no podí­a salir.

Una persona subjetiva se acercó y dijo: Me identifico con tu situación.

Una persona objetiva se acercó y dijo: es lógico que alguien haya caí­do ahí­ adentro

Un fariseo dijo: «sólo la gente mala cae en un pozo».

Un matemático calculó cómo se habí­a caí­do en el pozo.

Un periodista querí­a la historia exclusiva del pozo.

Un fundamentalista dijo: mereces estar en el pozo.

Un recaudador de impuestos preguntó si estaba pagando los gravámenes del pozo.

Una persona autocompasiva dijo: no es nada comparado con mi pozo.

Un carismatico dijo: sólo confiesa que no estás en el pozo.

Un optimista dijo: las cosas podrí­an estar peores.

Un pesimista dijo: las cosas van a empeorar.

Jesús, viendo al hombre, lo tomó de la mano y lo sacó del pozo.

…porque el señor es el espí­ritu; y donde hay el espí­ritu del señor, allí­ hay libertad. 2 Corintios 3:17

…y conoceréis la verdad, y la verdad os libertará.36 Así­ que, si el hijo os libertare, seréis verdaderamente libres. Juan 8:32,36

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El poder de la actitud

Lucas era el tipo de persona que te encantaría odiar. Siempre estaba de buen humor y siempre tenía algo positivo que decir. Cuando alguien le preguntaba como

Artículo Completo