El polluelo de águila

El polluelo de águila

Un día, recorriendo la montaña un pastor encontró, medio muerto de hambre y abandonado, en un nido roto, un pichón de águila. El polluelo fue recogido y cuidado por el pastor, quien lo llevó a su casa y dio a sus hijos.

Con el tiempo, lo que fue un débil pichón, se convirtió en una joven ave un poco mascota, un poco juguete, de los chicos de la casa. Recuerdo que solían llevarla al pueblo con una cadenita atada a la patita y la paseaban como quien lleva un perrito faldero.

La joven águila vivía encantada esta experiencia, pero estaba escrito que su vida debía transcurrir rodeada de otras aves, y así fue como terminó formando parte de los emplumados habitantes del gallinero.

Vida apacible, sin duda: comer todo el día, chismorrear con el vecino, alborotarse por cualquier ruido, atrapar algún gusanito despistado. Por la noche dormir en su palito, acurrucada entre las gordas ponedoras.

Claro, se veía distinto: el patote feo un día se convirtió en cisne, el pollito amarrillo creció y llegó a ser el rey del gallinero, con una cresta tan roja y hermosa que parecía una corona.

Las mismas gallinas cluecas cobijando docenas de huevos que un buen día se convertirían en bolitas de pelusa en movimiento. ¿Y ella? Sin duda era la más altiva, la más distante, la que veía más lejos, y la que tenía alas más largas. Alas ¿para qué? Un día la joven águila miró por fin el cielo. Entre las más oscuras nubes de lluvia se formó de pronto un hueco que atravesó un rayo de sol. Y este rayo inflamó el corazón del águila, dio energía a sus dormidas alas y, extendiéndolas en toda su envergadura, las hizo vibrar, al principio, lentamente, algo de vuelo, luego cada vez mas alto y más alto, hacia aquel pedazo de cielo y aquel rayo de luz que la llamaba.

Hay una verdad en esta historia, reflexionemos: ¿Cómo nos sentimos hoy? Atados al suelo? Confortables y cómodos como gallinas? O muy por el contrario, hemos desplegado las alas del alma que nos llevan a la luz del cielo. Seamos águilas del sol y no animales de la tierra. ¡Arriba el espíritu, miremos al cielo!

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja un comentario

También Podría interesarte

Comparetamos la Luz

Compartamos la luz

Hu-Song, filosofo de Oriente, contó a sus discípulos la siguiente historia: «… Varios hombres habían quedado encerrados por error en una oscura caverna donde no

Leer Más >>
A la sombra de tu ideal -Diogenes

A la sombra de tu ideal

Un día Diógenes, el cínico, fue al mercado y puso un puesto, y encima, un letrero que decía : «Aquí se vende sabiduría» Un griego

Leer Más >>

No malgastes el tiempo

Una vez, una mujer soñó que un ángel le estaba dando este mensaje: Como recompensa por tus virtudes, la suma de $1,440 será depositada en

Leer Más >>