Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El peso de la Oración

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Poco después de la Segunda Guerra Mundial una mujer entró en una tienda de alimentación y pidió comida suficiente para una comida de Navidad para sus hijos. Cuando el dueño preguntó cuánto podrí­a pagar, ella respondió:

— Mi marido murió en la guerra. La verdad es que no tengo nada que ofrecer mas que una pequeña oración. [private]

El hombre, un incrédulo inmutado ante la necesidad de la mujer, dijo sarcásticamente:
— Escriba su oración en un trozo de papel, y le daré su peso en artí­culos de alimentación.

Para su sorpresa, ella sacó una nota doblada del bolsillo, y se la dio:

— Ya la escribí­ anoche, mientras velaba a mi hijo enfermo, contestó de inmediato. Sin siquiera leerla, la puso en un platillo de sus anticuadas balanzas.

— Bueno, veremos para cuánta comida vale masculló-. Para sobresalto suyo, no sucedió nada cuando puso una hogaza de pan en el otro platillo. Pero se sobresaltó más cuando añadió otros artí­culos y seguí­a sin suceder nada.

Finalmente dijo malhumorado:

— Bueno, ya no cabe más, de todas maneras. Aquí­ tiene la bolsa. Tendrá que ponerse las cosas usted misma.  ¡Estoy ocupado! Con un sollozante » gracias» la mujer salió feliz.

El tendero descubrió poco después que tení­a las balanzas averiadas. Con el paso de los años, seguí­a preguntándose si aquello habí­a sido una mera coincidencia. ¿Por qué la mujer tení­a la oración ya escrita antes de que él se la pidiera? ¿Cómo es que vino justo en el momento en que el mecanismo se habí­a roto?

Siempre que mira a aquella hoja de papel con su petición, se asombra, porque dice: » Por favor, amado Señor, ¡danos hoy nuestro pan de cada dí­a!

[/private]

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La diferencia

A través de los años que llevo testificando y predicando el nombre de nuestro Señor Jesucristo, me han hecho todo tipo de preguntas. No obstante

Artículo Completo

Los dos erizos

Un lindo cuento relata que una fría mañana de invierno, dos erizos aparecieron por distintos caminos y se encontraron en un claro del bosque. Como

Artículo Completo

Salmo 133

Salmo 133:1 Cántico de ascenso gradual; de David. Mirad cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos habiten juntos en armonía. David utiliza dos

Artículo Completo

Caminos misteriosos

Mike Larkin, Oficial de transito en el Estado de California patrullaba en su motocicleta, cuando de pronto un camión de carga salió en una esquina

Artículo Completo