El pescador satisfecho

El pescador satisfecho

El rico industrial del Norte se horrorizó cuando vio a un pescador del Sur tranquilamente recostado contra su barca y fumando una pipa.

— ¿Por qué no has salido a pescar?

— Porque ya he pescado bastante por hoy.

— ¿Y por qué no pescas más de lo que necesitas?

— ¿Y qué iba a hacer con ello?

— Ganarías más dinero, de ese modo podrías poner un motor a tu barca. Entonces podrías ir a aguas más profundas y pescar más peces. Entonces ganarías lo suficiente para comprarte unas redes de nylon, con las que obtendrías más peces y más dinero. Pronto ganarías para tener dos barcas y hasta una verdadera flota.
Entonces serías rico, como yo.

— ¿Y qué haría entonces?

— Podrías sentarte y disfrutar de la vida.

— ¿Y qué crees que estoy haciendo en este preciso momento?

Es más acertado conservar intacta la capacidad de disfrutar que ganar un montón de dinero.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

El roble triste

Había una vez, algún lugar que podría ser cualquier lugar, y en un tiempo que podría ser cualquier tiempo, un hermoso jardín, con manzanos, naranjos, perales y bellísimos rosales, todos ellos felices y satisfechos.

Seguir Leyendo »
Comparetamos la Luz

Compartamos la luz

Hu-Song, filosofo de Oriente, contó a sus discípulos la siguiente historia: “… Varios hombres habían quedado encerrados por error en una oscura caverna donde no podían ver casi nada. Pasó algún tiempo, y uno

Seguir Leyendo »