El pescador satisfecho

El pescador satisfecho

El rico industrial del Norte se horrorizó cuando vio a un pescador del Sur tranquilamente recostado contra su barca y fumando una pipa.

— ¿Por qué no has salido a pescar?

— Porque ya he pescado bastante por hoy.

— ¿Y por qué no pescas más de lo que necesitas?

— ¿Y qué iba a hacer con ello?

— Ganarías más dinero, de ese modo podrías poner un motor a tu barca. Entonces podrías ir a aguas más profundas y pescar más peces. Entonces ganarías lo suficiente para comprarte unas redes de nylon, con las que obtendrías más peces y más dinero. Pronto ganarías para tener dos barcas y hasta una verdadera flota.
Entonces serías rico, como yo.

— ¿Y qué haría entonces?

— Podrías sentarte y disfrutar de la vida.

— ¿Y qué crees que estoy haciendo en este preciso momento?

Es más acertado conservar intacta la capacidad de disfrutar que ganar un montón de dinero.

Ahora Puedes adquirir los Libros de Estudio

Al adquirir tus libros de estudios estarás ayudando este Ministerio para cumplir con la Gran Comisión de «Id y llevad el Evangelio a toda criatura en todo lugar. Contamos con tu ayuda. Dios te Bendice rica, grande y abundantemente.

Comparte esta publicacion en tus redes favoritas

También hemos publicado para ti

La madurez no viene con la edad

Una de las señales de la madurez es la capacidad de una persona de aceptar la responsabilidad de su propio talento, de desarrollar diligentemente las habilidades inherentes que le fueron dadas por Dios, y

Seguir Leyendo »
Jesús sana al paralítico de Betzatá

Jesús sana al paralítico de Betzatá

Algún tiempo después, los judíos celebraban una fiesta, y Jesús volvió a Jerusalén. En Jerusalén, cerca de la puerta llamada de las Ovejas, hay un estanque que en hebreo se llama Betzatá. Tiene cinco

Seguir Leyendo »

El jardín del amado

Había en el Jardín muchísimos y bellos pájaros cuyos cantos se unían de manera tal que nadie habría podido distinguir qué pájaro emitía cuál canción, lo que no era obstáculo para que el conjunto

Seguir Leyendo »