Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El pescador satisfecho

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

El rico industrial del Norte se horrorizó cuando vio a un pescador del Sur tranquilamente recostado contra su barca y fumando una pipa.

— ¿Por qué no has salido a pescar?

— Porque ya he pescado bastante por hoy.

— ¿Y por qué no pescas más de lo que necesitas?

— ¿Y qué iba a hacer con ello?

— Ganarías más dinero, de ese modo podrías poner un motor a tu barca. Entonces podrías ir a aguas más profundas y pescar más peces. Entonces ganarías lo suficiente para comprarte unas redes de nylon, con las que obtendrías más peces y más dinero. Pronto ganarías para tener dos barcas y hasta una verdadera flota.
Entonces serías rico, como yo.

— ¿Y qué haría entonces?

— Podrías sentarte y disfrutar de la vida.

— ¿Y qué crees que estoy haciendo en este preciso momento?

Es más acertado conservar intacta la capacidad de disfrutar que ganar un montón de dinero.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Más que una Mamá

A una mujer de nombre Emily, al renovar su licencia de conducir en la Oficina de Tránsito, se le pidió que anotase su ocupación. Ella dudó, no

Artículo Completo

Corazón de cebolla

Había una vez un huerto lleno de hortalizas, árboles frutales y toda clase de plantas. Como todos los huertos, tenía mucha frescura y agrado. Por eso daba

Artículo Completo

Las olimpiadas

En una ocasión en la carrera de los 100 metros con obstáculos de las olimpíadas de 1980, salieron los 8 competidores. El número 5 tiró el primer

Artículo Completo

Sí cambió algo

Había una vez un sabio que solía ir a la playa a escribir. Tenía la costumbre de caminar por la playa antes de comenzar su trabajo. Un

Artículo Completo