Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

El pájaro en el pantano

Pastor Lionel

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Un pájaro que vivía resignado en un árbol podrido en medio de un pantano se había a acostumbrado a estar allí. Comía gusanos del fango, y se hallaba siempre sucio por el pestilente lodo.

Sus alas estaban inutilizadas por el peso de la mugre hasta que cierto día un ventarrón destruyo su guarida, el árbol podrido fue tragado por el cieno y el se dio cuenta de que iba a morir.

En un deseo repentino de salvarse comenzó a aletear con fuerza para emprender el vuelo; le costó mucho esfuerzo porque había olvidado cómo volar, pero enfrentó el dolor del entumecimiento hasta que logró levantar vuelo y cruzar el ancho espacio llegando finalmente a un bosque fértil y hermoso.

Amiga o amigo, los problemas son como el ventarron que ha destruido tu nido y te deja con dos alternativas:

Te esfuerzas por levantar el vuelo más alto o sucumbes ante el problema y pereces.

Nunca es tarde para comenzar de nuevo. No importa lo que se haya experimentado, no importa los errores que se hayan cometido, no importa las oportunidades que se hayan dejado pasar, no importa la edad. Lo importante es que Dios esta dando una nueva oportunidad para elevarnos a las alturas como el águila.

¡ Basta ya! No hay por qué seguir en el lodo del pantano.

¡ No temas! No estarás sola o solo, Dios quiere ser tu ayudador inseparable. Búscalo mientras pueda ser hallado. No esperes a mañana. ¡ Hoy es el día de salvación pata ti!

Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. Porque estrecha es la puerta y angosta la senda que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. Mateo 7:13-14

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La esposa de Dios

Un niño de 10 años, descalzo y temblando de frío, apuntaba a través de la vitrina de una zapatería. Una señora se acerco al niño

Artículo Completo