Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El milagro de la avena con leche

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Una misionera estaba sola en un lugar de China, muy enferma, entre gente pagana, y lejos de las personas que podrían ayudarla.

La misionera, en medio de su aflicción clamó a Dios en oración pidiéndole que la ayudara en situación tan difícil. Desde otro lugar de China un comerciante le envió varias cajas grandes de avena escocesa, sin que la misionera se las hubiera pedido.

Ella tenía unos potes de leche condensada. Con estas dos cosas tuvo que alimentarse y conservar la vida durante cuatro semanas. Después de este tiempo la misionera se sentía perfectamente bien de salud.

Pasado algún tiempo estaba ella en un grupo de varias personas cristianas entre las cuales había un médico, y todos le pidieron que relatara con pormenores su enfermedad.

Terminado esto, el médico dijo: —Dios oyó las oraciones de usted y le dio más de lo que usted puede imaginar; pues para la enfermedad que usted padeció, nosotros los médicos recomendamos como único alimento y medicina la avena mondada, cocida en agua y leche hasta formar un líquido espeso.

Así pues, Dios providencialmente le recetó y le envió el remedio más apropiado.

Dios sabe lo que necesitamos. Sus milagros se amoldan a nuestra necesidad. Tienes hoy una necesidad? Solo habla con él, su mano se extenderá de manera prodigiosa y para Él no hay casualidades, sino Milagros.

Cuando clamo, respóndeme, oh Dios de mi justicia. En la angustia me has aliviado; ten piedad de mí, escucha mi oración. Salmo 4:1.

Será también el Señor baluarte para el oprimido, baluarte en tiempos de angustia. Salmo 9:9.

En mi angustia invoqué al Señor, y clamé a mi Dios; desde su templo oyó mi voz, y mi clamor delante de El llegó a sus oídos. Salmo 18:6.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El ángel tallado

Los dientes me dolían muchísimo. No podía seguir descuidándolos. Por fin, dejé de lado mi miedo a los dentistas y decidí hacérmelos arreglar. Pero, ¿cómo?.

Artículo Completo

No te detengas

No te detengas en el camino! No importa cuántas veces hayas caído, sino cuántas veces te has levantado. Lleva en tu mente la certeza de

Artículo Completo