Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El Matrimonio es un Pacto

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Tiempo atrás cuando se casaban lo hací­an porque los padres habí­an firmado un contrato, o intercambio de anillos, por compra de la novia, o por el acto sexual. Luego todas estas costumbres se fueron llevando a la época que hoy vivimos, así­ como tiramos arroz a los novios, que viene de un antiquí­simo ritual pagano de la fertilidad.

La regla para los cristianos no es solo el «civil» sino el «espiritual», el sello de Dios allí­. El matrimonio no es tener sexo, es un Pacto entre ambos cónyuges y un Pacto con Dios.

Malaquí­as 2:14 dice: «….Contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto».

Probervios.2:1 dice: «La cual abandona al compañero de su juventud y se olvida del pacto con su Dios»

Solo debemos realizar dos pactos en la vida, uno con Dios y otro el Pacto Matrimonial. Esta unión permite ser «uno». Se puede romper solo por las causas que Dios estipula. Cuando uno pacta lo hace de por vida, es un acuerdo de unión espiritual.

Los pactos son usados por el enemigo, él sabe que el acto es algo muy difí­cil de romper. Se puede pactar con sangre, por escrito, por palabra, por trabajos (macumba, tatuaje etc.) Se puede pactar con gente, con situaciones, con lugares, pastores, iglesias etc. La Biblia nos autoriza solo dos pactos con Dios y el matrimonial.

Así­ como cuando alguien hace un pacto de sangre o escrito o de palabra se rompe a través de la renuncia, se quiebra por el poder de la sangre de Cristo, así­ el pacto matrimonial se rompe cuando hay inmoralidad sexual y abandono.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El jardín

Paseaba un rey un día disfrutando de su precioso jardín, descubrió preocupado que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo, entonces decidió investigar los

Artículo Completo

Dios viene a cenar

Había una vez una mujer, que vivía haciendo cosas para la Iglesia del barrio. Si no estaba limpiando los jarrones de la capilla, estaba haciendo

Artículo Completo