Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El más amado

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Cierto día un celebre periodista consiguió una entrevista con Dios Padre. Lo primero que le llamo la atención es lo joven que era el Creador. De Viejecito con barbas como lo imagino Daniel nada. Era la plenitud de la juventud.

Durante la conversación el periodista preguntó:

— Señor. ¿a qué seres humanos quieres más?.

Dios sonrió, y guiñando un ojo a su Hijo Jesús que estaba sentado justo a su derecha, dijo al periodista:

— “A ver si lo adivinas”.

— Me imagino que a las personas que entregan su vida al servicio de los demás. Como la Madre Teresa, o el Padre Kolbe.

— Sí, sí, los quiero mucho. Pero no son a quien quiero más.

El periodista fue nombrando todas las personas que se dedican al servicio de Dios en sus hermanos. Empezó con los que templan a Dios con su oración.

— Ya sé. Señor. Las monjas, los sacerdotes, ministros y pastores.

— También, también los quiero pero no son a quien quiero más.

— A los niños inocentes. Los humildes que creen en Ti.

— Si los quiero pero no son los que quiero más.

— Pues ya no queda nadie. Señor.

— Si, quedan respondió Dios. Los que dicen que yo no existo, y les gustaría, ¡pobres hijos!, que fuese cierto. Los que me insultan blasfemando contra mí. Los que quebrantan mis leyes y dicen que tienen el poder de cambiarlas. Los impíos y pecadores empedernidos. Sí esos son los hijos a los que quiero más.

— Ateos. No puede ser. Señor, estás de broma. Cómo vas amar tu negación.

— No. No amo su ateísmo. Los amo a ellos porque están ciegos y no me ven. Los cuido sin que se den cuenta, y que alegría me dan cuando alguno de ellos me descubre a su lado. Si tuvieses un hijo ciego, ¿no lo ibas a querer?. Ellos son mis hijos. Aunque sean ciegos.

— Sin embargo, me enseñaron que los ateos iban todos al infierno, o sea que serán tus hijos más queridos, pero los mandas al infierno.

— Yo no mando a nadie al infierno. Eso es una calumnia. Al infierno va quien lo escoge con su vida. Yo los hice libres.

— Ya, ya. ¿Pero los ateos van o no van al cielo.?

— Bueno. Tengo mis trucos. A veces les doy unos fogonazos de gracia tan fuertes que no les queda más remedio; que ceder ante mi gracia. Otras aquí mi Hijo, ha hecho unos arreglos en sus “papeles” y ha comprado un pedazo de cielo para cada ser humano. Todo arreglado.

— ¿Qué papeles? Señor.

— Pues cuando un hombre bueno, pero que no reconoce mi existencia, dice: “para mi lo importante es la belleza. Y se consagra a su búsqueda. Se lo premio, como si me buscase a mí. Porque la Verdadera belleza soy Yo. Lo mismo con el que busca la Verdad.

En esto Jesús, sonrió a su Padre y le dijo:

— “Abba, La Verdad soy Yo.

— Tu y Yo, Hijo.

De la Nube que cubría el Trono celestial salió Una Voz que era la misma:

— Y Yo. Los Tres somos la misma cosa.

— Has visto a mi familia. Continúo contigo hijo. Si busca la Verdad. Es que me busca a mí. Igual si lo hace con la Justicia.

— ¿Y qué pasa Señor, si cree en Ti, pero maltrata a los demás, no cumple tus leyes?

— También intento curarlo. Son otros de los hijos que más quiero. Pero no se cree en Mi, ni se me adora, por el mero hecho de rezar ante un altar o por seguir los ritos de una religión, eso es una idolatría. Hay muchos que me han convertido en un ídolo. Quien no ama a su hermano, no me ama a mi.

El periodista pidió la bendición de Dios y abandono el cielo. Mejor dicho despertó.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Logrando la calma

Es casi imposible dormir, si estás «demasiado tenso». ¿El recuerdo de los eventos del día, te impide conciliar el sueño? ¿ Sientes a veces como si escalaras

Artículo Completo

El violinista

Esta historia es sobre un hombre que reflejaba en su forma de vestir la derrota, y en su forma de actuar la mediocridad total. Ocurrió en París,

Artículo Completo

Verdaderos Cristianos

El día había amanecido lluviosos. Mientras desayunábamos mi esposa me preguntó si asistiría a la Iglesia a pesar de la lluvia, a lo que contesté en la

Artículo Completo

El conejo del sombrero

Steve Martin sabía que quería ser animador. Trabajó mucho como mago y comenzó a atraer a la audiencia. Sin embargo, algunos de los trucos no funcionaron. Martin

Artículo Completo

Gracias

Sabemos la importancia de tu mensaje. En no más de 24 horas me pondré en contacto contigo. Te recuerdo que dice la Palabra de Dios: «Otra vez

Artículo Completo