Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El mágico poder de una sonrisa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Hace unos años, en la época en que los grandes almacenes hacen grandes rebajas, a una amiga, Paula, le pasaron unas cuantas cosas divertidas. Mirando trajes de baño en un enorme mostrador, se abrió camino, entre empujones y apretones, hasta llegar a la empleada encargada de la sección.

—  Por favor, ¿me podría decir si tiene el mismo modelo en rojo?

La empleada malhumorada le contestó:

—  Lo que hay aquí es todo lo que hay.

Ante tal respuesta, mi amiga, impulsiva e impaciente, tiró el vestido de baño al suelo, protestó airadamente por el mal trato recibido y se prometió a si misma ¡no volver a comprar en esos grandes almacenes en la vida!

Más calmada, unos días después, pasó por casa y conversamos sobre el asunto. Intenté indagar cómo le ha ido con sus compras luego de haber recibido un trato deplorable en una cadena de almacenes de ropa.

—  Mira Pili, estoy encantada. Entré al departamento de verano en otra cadena de almacenes y le expliqué a una de las señoritas el tipo de modelo y el color que deseaba.

—  ¿Y enseguida te enseñó todo el muestrario de vestidos de baño color rojo?

—  Pues no. Simplemente me miró a los ojos y ¡me sonrió!

—  ¿Te sonrió?

—  Me sonrió y me trató con tanta dulzura que, a pesar de que no tenía nada en rojo, compré tres trajes de baño, en azul, violeta y amarillo.

¡Estos son los milagros que provocan una simple y dulce sonrisa! Una sonrisa es la diferencia entre una venta exitosa y un inventario de artículos que no se venden; es la frontera entre la amistad o el rechazo; y, a veces, en un nivel político puede llegar a significar la guerra o la paz.

Que tus palabras sean una bendición

Habla de tal modo que cuando hables, tus palabras sean una bendición. Si algún día entendiéramos la importancia y el alcance que tienen las palabras que salen de nuestra boca; el mundo sería distinto.

Con la boca podemos derrotar al más cruel enemigo o levantar a nuestro mejor amigo. Podemos ser medicina o veneno mortífero. Podemos curar o sangrar una herida. Podemos dar alivio o causar dolor permanente. Podemos vivir o morir eternamente.

Si pudiéramos elevar nuestra voz con proclamaciones sinceras de nuestro corazón, si pudiéramos sonreír luego de elevar nuestra voz después de haberle dicho algo a alguien, entonces seríamos felices.

¿Cuál es el sabor del dolor ajeno? ¿Cuál es la razón de ser veneno? ¿Por qué atacamos al que está a nuestro lado, cuando sabemos que mañana podremos necesitarlo?

Porqué nos creemos suficientes, menospreciamos al otro, y por si esto fuera poco, tratamos de hundirlo para poder subir nosotros.

¿Estamos subiendo peldaños con dolor y egoísmo? ¿Estamos tan ciegos que no podemos ver nuestro egoísmo?

A tu lado tienes personas que Dios ha puesto en tu camino para que no te sientas solo, para que tengas con quien construir un futuro, formar relaciones, ya sean pasajeras o de por vida y para que intercambies tus pensamientos, obras y sentimientos.

¿Cuál es tu actitud con los que te rodean? ¿Te atreverás a ser diferente y a brindar amor?

Recuerda que no estás solo y tampoco querrás estarlo. Cómo vivirás y cómo te sentirás mañana, depende de lo que hagas hoy.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Pertenecer al Club

Varias niñas adolescentes decidieron formar un club de cosas que no necesitas con el fin de recaudar dinero para misiones. Las chicas decidieron añadir dinero al fondo

Artículo Completo

El florero de porcelana

El Gran Maestro y el Guardián se dividían la administración de un monasterio Zen. Cierto día, el Guardián murió, y fue preciso sustituirlo. El Gran Maestro reunió

Artículo Completo