Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El lobo y el cordero en el arroyo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Miraba un lobo a un cordero que bebía en un arroyo, e imaginó un simple pretexto a fin de devorarlo. Así, aún estando él más arriba en el curso del arroyo, le acusó de enturbiarle el agua, impidiéndole beber. Y le respondió el cordero:

«Pero si sólo bebo con la punta de los labios, y además estoy más abajo y por eso no te puedo enturbiar el agua que tienes allá arriba».

Viéndose el lobo burlado, insistió:

«El año pasado injuriaste a mis padres».

«¡Pero en ese entonces ni siquiera había nacido yo!», contestó el cordero.

Dijo entonces el lobo:

«Ya veo que te justificas muy bien, mas no por eso te dejaré ir, y siempre serás mi cena».

Para quien hacer el mal es su profesión, de nada valen argumentos para no hacerlo. No te acerques nunca donde los malvados.

Fábula de Esopo

Creo que todos nos hemos topado con gente que nos recuerda a Juan Zapata, aquel que «lo que no gana lo empata». Este tipo de persona tiene su mente fija en algo y, sin importar los argumentos que vengan en su dirección, simplemente no va a cambiar su trayectoria… aunque le resulte evidente a todos los demás que va barranco abajo.

No cabe duda de que hay una línea muy tenue entre un visionario comprometido con una visión más grande que sí mismo y un testarudo que va rumbo al desastre.

Creo que aquí es donde necesitamos de la sabiduría y gracia divinas, que nos orienten y nos permitan discernir el camino correcto en medio de tantas opciones que el mundo nos brinda.  No vayamos a convertirnos en víctimas de «lobos» que han decidido comernos de todos modos.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Las opiniones

Un círculo de intelectuales se había formado alrededor de un maestro. Él no los había buscado, pero el grupo iba a visitarle cada tarde para meditar. El

Artículo Completo

Cara pero bella

Poco a poco la oferta fue subiendo en aquella subasta. Comenzó en mil dólares, y ya iba llegando a veinte mil. El subastador comenzó a sudar; el

Artículo Completo

El anciano y el niño

Eramos la única familia en el restaurante con un niño. Yo senté a Daniel en una silla para niño y me di cuenta que todos estaban tranquilos

Artículo Completo